ESTRATEGIAS POSITIVAS PARA SOBREVIVIR AL AISLAMIENTO

Convocamos a Tere Torralva, Dra. en neuropsicología, jefa del departamento de Neuropsicología de INECO, para hablar del desafío de cuidar nuestra mente en estos tiempos. Qué herramientas debemos desarrollar para enfrentar positivamente el estrés y cómo cuidarnos del impacto psicológico del aislamiento fueron los temas principales. Les dejamos un resumen de lo conversado.
¿Qué piensan los científicos sobre el impacto psicológico por esta pandemia?
  • El impacto del aislamiento tiene un efecto directo sobre nuestro cerebro y nuestra psiquis
  • Nuestro mayor capital es nuestra mente, debemos cuidarla.
  • Encuesta INECO a diez días de la pandemia: de 12.000 personas, la mitad estaba sufriendo síntomas de ansiedad, y uno de cada tres tenía síntomas de depresión. Alerta importante.
  • Se cree que entre los 21 y los 30 días el cerebro se acostumbra a una nueva conducta.
  • Se está elaborando una segunda encuesta para ver quienes pudieron sacar algo provechoso de la pandemia.

Al principio, la gente entró en pánico pero después fue encontrando recursos para sobrellevar la situación, ¿no te parece?
  • Es muy probable, ya vamos 50 días de cuarentena y se van generando nuevos hábitos que se van integrando, nuevos circuitos en el cerebro. 
  • Sin embargo, hay obstáculos que debemos sortear: las charlas online, por ejemplo, no son sencillas; no nos permiten captar gestos fundamentales. Por eso las comunicaciones así nos cansan tanto, requieren demasiada energía. 
¿Cómo actuar una vez que detectamos los síntomas de ansiedad, depresión?
  • A todos nos causa un impacto psicológico. Lo importante es validar lo que nos pasa, detectar nuestras emociones.
  • Todos hemos perdido algo, por empezar, la libertad. Para los adolescentes es dramático.
  • Entender que nuestros estado de ánimo y nuestras emociones variarán. Identificar los pensamientos catastróficos y cuestionarlos. 
  • Cambiar nuestros pensamientos, porque éstos nos dictan cómo nos sentimos y cómo actuamos.
  • Incluir en nuestra rutina protectores de ánimo como gimnasia, meditación, comida sana. 
  • La apertura de la cuarentena traerá una nueva normalidad que no será sencilla.
  • El estrés tiene que ver con cuántos recursos tengo para lidiar con lo que me pasa. 

¿Qué dicen las neurociencias sobre la construcción del bienestar? 
  • El bienestar se construye. Como una torre, se construye desde los cimientos. 
  • El bienestar es el amortiguador del estrés. 
  • ¿Cómo sentirse mejor? Darle un sentido a lo que estamos haciendo. Si en lo que hacemos somos conscientes de que lo hacemos por alguien más, entonces se genera un mecanismo de bienestar. 
  • Amabilidad, solidaridad, generosidad. Practicarlas trae nuevas y lindas emociones. Nuevas oportunidades de ayudar. 
  • Se activa en nuestro cerebro el área destinada a las recompensas. El cerebro se inunda de dopamina y nos hace sentir bien.
  • Lo que nos hace felices son las experiencias compartidas, por eso nos cuesta el aislamiento. Pero debemos encontrar nuevas experiencias para relacionarnos: hacer gimnasia con los hijos, por ejemplo. 

Los argentinos estamos acostumbrados a las crisis. ¿Somos resilientes por naturaleza?
  • La resiliencia tiene que ver con salir fortalecido de una adversidad. 
  • Se puede aprender a ser resiliente. Para eso hay que aprender a ser estratega, ¿cómo pensamos salir de esta situación? ¿cómo me voy a reinventar?
  • La estrategia está relacionada con nuestro lóbulo frontal. Los niños y adolescentes tienen esta área del cerebro inmadura aún y debemos ayudarlos a que mantengan sus rutinas y que encuentren un sentido a lo que hacen.
  • La flexibilidad y rapidez es clave para adaptarse a nuevas circunstancias y sobrevivir. 
  • Cambió el contexto, restablecer las metas, identificar nuevos objetivos. 
  • Encontrar un sentido tiene que ver mucho con la espiritualidad, independientemente de la religión que se practique. Así podemos llegar a entender que hay algo más allá de lo que está sucediendo hoy.
  • El mejor ejercicio es la repetición, si somos resilientes, nuestros hijos nos imitarán. Somos sus modelos. 

¿Qué riesgo hay en el agotamiento mental de intentar acomodarse?
  • Evitemos hacer el régimen más estricto durante este tiempo. No seamos tan autoexigentes. Ser más compasivos con nosotros y con los demás. 
  • Ser compasivos en las relaciones interpersonales para no llegar a un agotamiento total.
  • Tener cuidados con el sesgo de optimismo en el que pensamos que nosotros no nos podemos contagiar, y entonces flexibilizamos la cuarentena.
  • Somos nuestros propios directores de orquesta, nuestros entes reguladores las 24 horas. 
  • Todos necesitamos descomprimir la cuarentena, pero hay que ser prudentes. 
  • La gente mayor además tiene el factor de riesgo de la soledad.

Hablás de elaborar una estrategia post pandemia. ¿Los adultos mayores tienen la posibilidad de elaborarla?
  • Por supuesto, no tiene que ver con la edad sino con la actitud frente a la vida.
  • Abrir compuertas de a poco para evitar el efecto rebote. 
  • La nueva normalidad se parecerá a cuando uno se va a vivir a otro país, donde hay nuevos códigos que apenas entendemos. Estaremos todos, por un tiempo, conviviendo como extranjeros.
¿Qué le dirías a los adolescentes que sienten que se están perdiendo el mejor momento de sus vidas?
  • La verdad es que no hay mucho consuelo. Sólo sirve ponernos en su lugar.
  • En ciertas ocasiones, como esta, no existe otro plan que el acompañamiento. Es parte del aprendizaje de la vida.

Hay personas que no se pueden concentrar en su trabajo y otras que no pueden conciliar el sueño…
  • Las fallas atencionales son uno de los mayores motivos de consultas hoy en día.
  • Tiene que ver con esta nueva modalidad de trabajo que nos quita recursos, sumado a que lo nuevo nos genera ansiedad. 
  • Somos estrategas y dueños de lo que hacemos las 24 horas, sin que nadie nos vigile. Organizarnos nos ayudará a ser más eficientes. Hacer listado de tareas y poder ir tachando genera mucha satisfacción. 
  • Sueño: seamos compasivos con nosotros mismos. Si es necesario, durmamos siesta para reponer lo que no dormimos a la noche. 
  • Regular la cantidad de información que adquirimos. Apagar el celular, dejar a un lado las redes, las noticias.
  • Armar ritual de sueño, deporte lejos del horario de dormir.
  • El sueño es reparador y fundamental para el nivel de atención y nuestro ánimo.

¿Un consejo para cuidar nuestro mayor capital que es la mente?
  • Es un gran momento para hacer un balance positivo de la aparición de nuevas emociones positivas y sacarles brillo.
  • Cuidarnos, ser cautos, respetar las reglas. Compasivos con nosotros mismos pero rigurosos con el cumplimiento de las reglas.

¿Querés revivir la entrevista completa? ¡Mirala por IGTV!

El año pasado, dentro del ciclo de charlas organizado por Eidico, Tere estuvo en Club Santa Bárbara y en el barrio San Matías y habló sobre Cerebro Adolescente, su reciente libro, y cómo comprender su conformación nos ayuda a los padres a entender su comportamiento. Acá la nota completa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *