UN RECORRIDO POR EL PONTIFICADO DE FRANCISCO

Hace cuatro años, el Papa Francisco inició su pontificado en la solemnidad de San José, el santo Patriarca. Una semana antes, el 13 de marzo, el humo blanco hacía su aparición en una noche del invierno romano ante una multitud que, desde la Plaza San Pedro, agitaba banderas de todos los colores. Tras más de veinticinco horas de cónclave, los ciento quince purpurados convinieron en que el nuevo Papa sería Jorge Mario Bergoglio, el cardenal argentino que tan lejos estaba de figurar entre los favoritos.

Todavía resuenan en nuestros oídos las palabras de Jean-Louis Tauran, el cardenal francés encargado de anunciar el habemus papam. Con la famosa fórmula basada parcialmente en las palabras del ángel anunciando el nacimiento de Jesús a los pastores, este anuncio –que data del año 1417- se hace desde el balcón central de la Basílica de San Pedro donde, además, el nuevo Papa imparte solemnemente su primera bendición apostólica Urbi et Orbi dirigida a la ciudad de Roma y al mundo entero.

Desde su homilía en la misa inaugural, el pontificado de Francisco estuvo cargado del concepto de evangelizar “hasta las periferias”. Una de las primeras acciones después de haber asumido el trono de Pedro, fue canonizar en una sola ceremonia a 815 nuevos santos, convirtiendo este evento en un hito.

El estilo pastoral del Santo Padre ha llamado la atención de católicos y no católicos y, entre los hechos más destacados se encuentran:

  • Gestos de humildad

Desde su asunción como sucesor de Pedro, Francisco priorizó la atención sobre los pobres y enfermos. En 2016, invitó a 200 pobres y discapacitados a un encuentro en el Vaticano donde algunos de los asistentes contaron su testimonio. Es característico del Papa su preocupación por aquellos que son relegados y en estos cuatro años de pontificado protagonizó muchas visitas a hospitales y cárceles. Además, las llamadas inesperadas para consolar o regalar palabras de aliento se convirtieron en su marca registrada.

  • Preocupación por el medio ambiente

Tras la promulgación de la encíclica Laudato Si´ en la que invita a una “conversión ecológica”, Francisco nos recuerda las dramáticas consecuencias que se desprenden de la degradación ambiental, causando graves desastres en la población, y nos invita a reflexionar la responsabilidad que tenemos de preservar nuestro planeta.

  • Mediador político

Ha emprendido una silenciosa labor de conciliación y diplomacia en varios conflictos a nivel mundial. Quizás el más famoso fue su papel en el descongelamiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, luego de más de cincuenta años de enemistad. Como Juan Pablo II, activo en el tablero del ajedrez mundial, Francisco logró el gesto inédito de reunir en el Vaticano al presidente israelí, Shimon Peres, y al líder palestino Mahmud Abas en un gesto por iniciar el camino hacia un entendimiento entre estas dos naciones. También recordamos la Jornada de ayuno y oración que instauró en 2013 por la paz en Siria, en Medio Oriente y en todo el mundo.

  • Sínodo por la familia

Durante 2015 se convocó a los padres sinodales para debatir la misión y la vocación de la familia en la iglesia y en el mundo. El documento final, que consta de 94 apartados y que fueron votados uno por uno y aprobados todos por una mayoría cualificada, fue el material que el Papa utilizó para publicar Amoris Laetitia, la Exhortación Apostólica sobre el amor en la familia. La novedad de este documento es la actitud de acompañamiento hacia aquellas personas que presentan situaciones irregulares para la Iglesia como los divorciados, los que conviven bajo uniones de hecho y tantas más. Además, recuerda la belleza de la vida familiar a pesar de todos los problemas que conlleva.

  • Jornada Mundial de la Juventud

La primera, en Río de Janeiro, la segunda en Cracovia, Francisco convocó a los jóvenes de todo el mundo, como lo empezó haciendo Juan Pablo II, creador de la JMJ, para tomarse unos días, reflexionar sobre temas importante y acercarse mucho a Dios. Ambas jornadas dejaron grandes frutos de conversión, jóvenes más comprometidos con la fe católica y la verdad sobre una iglesia cercana y abierta hacia aquellos que son el futuro del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *