Sacarle el jugo a nuestra casa

El verano está tocando la puerta y con él, la posibilidad de alquilar nuestra casa y anotar una ganancia. Desde financiar las vacaciones familiares hasta hacerle mejoras a la propiedad, los motivos de los que dejan su casa son tantos y tan variados como los de los que buscan un parque amigable, una pileta y seguridad para pasar alguno de los meses estivales. Este año, los precios arrancarán en los $50.000 mensuales más gastos.

Texto: Mónica Fernández

 

El año pasó volando y noviembre nos encuentra con ganas de planear vacaciones y organizar los meses de verano para sacarles el mejor provecho posible. En el combo entran, obviamente, un sinfín de gastos asociados a tomarnos unos días de descanso. Pero surge también la posibilidad de rentabilizar lo propio y, así, hacer que las cuentas, por lo menos, traten de empatarse.

Hay quienes están acostumbrados y la rutina de preparar la casa para alquilarla durante el verano está súper aceitada. Otros nunca lo habían pensando… Pero después de un 2016 que fue al menos intenso en materia económica, tienen la idea sobre la mesa. Revista Tigris hizo un sondeo de cómo esperan las inmobiliarias de la zona que venga esta temporada 2016/ 2017, los precios que se manejan y esos “infaltables” que tiene que tener tu casa si la idea es ofrecerla en alquiler temporal.

“Desde el mes de agosto empezamos a tener consultas por alquileres de casas en los barrios privados de Zona Norte para los meses de enero y febrero. En ese sentido, creemos que la temporada resultará muy similar a la del año pasado, que tuvo bastante movimiento”, explica de arranque Gonzalo Torrado, de la inmobiliaria O`Reilly Torrado & Sanguinetti, y puntualiza: “Los precios, estimo, estarán entre un 15% y un 30% por encima de los que manejábamos la temporada pasada”.

Desde Eidicom, coinciden en lo que vendrá: “Las perspectivas para esta temporada son muy buenas. Los que quieren alquilar, lo ven como una oportunidad para vivir una experiencia única en nuestros barrios. Muchos hasta lo hacen a modo de prueba, para ver si podrían adoptar la zona para su vivienda permanente, ya que algunos tienen lotes en los que podrían construir”, describe. Del lado de enfrente, quienes ponen su casa en alquiler “lo toman como la posibilidad de compensar los gastos de sus vacaciones familiares”, aportan desde Eidicom, la plataforma de Eidico en la que los propietarios pueden publicar sus casas (y terrenos) sea para alquiler temporal, anual o para la venta.

Nicolás Lanusse, de María de Tigre, otra de las inmobiliarias con fuerte presencia en la zona, también se muestra optimista y asegura que aunque la temporada recién está empezando a armarse, ya han cerrado los primeros alquileres, lo que los hace pensar que será buena.

Aunque al cierre de esta edición los precios aún estaban en formación, los especialistas estiman que para esta temporada, alquilar una casa de tres cuartos, parque y pileta en los barrios de la zona arrancará en los $45.000/ $50.000 por mes. Ése es el piso, y de ahí hacia un límite bien lejano y amplio dependiendo de las características de cada casa, los metros cubiertos y la calidad de la construcción. “Los valores esta temporada están entre un 15% y 20 % más caros que la temporada anterior”, opina Lanusse y puntualiza: “Podemos encontrar, dependiendo de la ubicación de la casa, valores que parten desde los $50.000 hasta $120.000, siempre hablando del mes de enero”.

¿Qué suma puntos cuándo queremos alquilar nuestra casa? Los ítems que agregan valor son que la casa dé al lago o tenga salida al río -un plus que, obviamente, cotiza mucho-, tener cancha de golf o la posibilidad de jugar al polo. El barrio en el que se encuentra ubicada la casa y su acceso desde Panamericana, por ejemplo, también son datos fundamentales a la hora de cotizar.

A los valores del alquiler hay que agregarles los servicios (luz, gas, agua) y el costo de las expensas que, en promedio para una casa, rondan los (no menos de) $5000 mensuales. Como extra, se anotan también el piletero y el jardinero, y las comisiones de las inmobiliarias que en promedio son de 10% para el inquilino y 5% para el propietario.

Oferta y demanda
La cercanía con Capital Federal, la seguridad y la amplia gama de actividades deportivas, sumadas a un parque con pileta son lo que atrae a los inquilinos a pasar sus vacaciones -o parte de ellas- en un barrio privado de la Zona Norte del Gran Buenos Aires. El corredor Bancalari-Benavídez, Nordelta y Villa Nueva ya son clásicos entre quienes buscan propiedades de vacaciones. “Los que están del lado de la demanda tienen perfiles heterogéneos: desde matrimonios mayores que quieren tener una casa cómoda donde recibir a sus hijos y a sus nietos, hasta parejas con bebés chiquitos que prefieren evitar las playas”, apunta Torrado.

“Las casas más demandadas son las que dan a las lagunas de los barrios, y sí o sí deben tener pileta, amplias galerías, livings exteriores y parrilla”. Otro dato muy tenido en cuenta es si la casa tiene aire acondicionado en todos los ambientes y si se aceptan o no mascotas.

Entre quienes deciden abandonar por un tiempo su casa y alquilársela a otra familia, las motivaciones son variadas. “Alquilar mi casa cada verano me obliga a hacerle todo el mantenimiento necesario, a ponerla a punto para cada temporada, ¡y eso me viene muy bien!”, cuenta María, una vecina del corredor Bancalari-Benavídez, y agrega: “Lo que sacamos del alquiler solemos usarlo en parte para nuestras propias vacaciones y siempre reservamos algo para hacer algún cambio en la casa durante el año”.

Hay casos en los que el dinero se ahorra íntegro para poder hacer frente a los gastos del año. Suele verse en familias que son del interior y optan por ir a la casa de los abuelos en la temporada de verano para que todo lo producido a partir del alquiler vaya a engrosar el “chanchito” que les permitirá pasar el año con menos estrés financiero.

Finalmente, hay un tercer grupo que hace cuentas redondas y lo que recibe por su casa es lo que gasta en las vacaciones familiares. Una opción que suele verse seguido son vecinos de la zona de Tigre y Benavídez que van a alquilar a Costa Esmeralda, donde los precios son similares a los del Corredor Norte.

Los motivos son variados, tanto de un lado como del otro, pero se ve que razones sobran. Y la experiencia es positiva porque la demanda crece año a año y la zona está entre las preferidas de los que van a pasar sus vacaciones en Buenos Aires.

Buscar online:
La plataforma Eidicom es muy fácil de usar y el costo de publicar es realmente accesible. Tiene un tráfico de más de cuarenta y cinco mil visitas al mes con un tiempo de visita de más de cuatro minutos: lo que se dice una excelente vidriera, abierta las 24 hs. para mostrar lo que Eidico tiene para ofrecer o buscar tranquilos la propuesta que mejor se adapta a las necesidades de la familia. “En 2015 nos consolidamos ya que se cerraron un 50% más de operaciones que el año anterior. En cuanto a 2016, la proyección es lograr un crecimiento del 10%”, describen desde Eidicom y avanzan sobre lo sencillo que es utilizar y valerse de la plataforma para buscar y ofrecer. “El funcionamiento para publicar es muy fácil. Te registrás en Eidicom (si sos propietario el sistema te reconoce y hace la carga mucho más simple); después subís fotos, descripción de la casa y el valor de alquiler o venta, ¡y listo!”, detalla. El costo de la publicación de alquileres es de $150 durante veinte días y la renovación, $100.

plus-sacarle-jugo-casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *