Encender el fuego

No sólo las aulas son espacios de aprendizaje. Hay muchas enseñanzas ocultas en un abrazo, en una palabra de aliento, en un testimonio de vida. Personas que enseñan con su ejemplo y que impulsan lo mejor que cada uno lleva dentro. Historias de maestros que despiertan vocaciones y encienden el fuego interior.

Texto: María Stellatelli

“La educación no es llenar el cubo sino encender el fuego”. Así lo explicaba William Butler Yeats, poeta y dramaturgo irlandés. La vocación de enseñanza nació con el hombre. Se fue plasmando durante los años en todas las culturas y generaciones, sin excepciones de razas ni de idiomas. En aulas y fuera de ellas. En hogares, en talleres, durante un cotidiano almuerzo familiar, en una oficina de trabajo.

“Maestro” es un término que engloba mucho más que repetir contenidos. Enseñar es una de las formas de servicio más plenas y ricas. Juegan un gran rol la entrega y el compromiso. Pero no son sólo los docentes los que tienen una inclinación por la enseñanza.

Existen también aquellos que, quizás sin ser docentes, tienen una natural vocación de ser maestros para otros. Grandes, chicos; de cualquier profesión y en distintos ámbitos. Maestros son también aquellos que enseñan con el ejemplo y con su historia. Maestros que quizás no son conscientes de que son maestros para quienes los rodeamos y escuchamos.

Cuatro historias. Cuatro corazones que tocaron miles de corazones. Cuatro personas que inspiran, que encienden ese fuego por crecer, que despiertan nuevas vocaciones y contagian el anhelo de seguir su ejemplo y transmitir esa pasión a otras almas inquietas.

Hacé click en las imágenes para leer cada historia.

+INFO

:: Lic. Mercedes García Herrera Psicóloga especializada en técnicas de estudio / Tel: 4731 8995 / (15) 4141 8868

:: Fundación Nosotros (011) 4743 2342 / www.fundacionnosotros.org.ar / informes@fundacionnosotros.org.ar

:: Fundación CONIN 0800 222 1620 / www.conin.org.ar /info@conin.org.ar

:: Human Camp www.humancamp.net / info@humancamp.net / FB HumanCamp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *