Una Navidad verde

Texto: María Laura Vidal Bazterrica – @itasflowers  –  Fotos: Maggie Lennon

Conocer el significado de las plantas “navideñas” nos ayuda a elegir con conocimiento de causa.

La Navidad es la celebración familiar por excelencia. Decoramos nuestra casa con especies vegetales y, aprender de sus simbolismos y características, puede ayudarnos en nuestra preparación interior para esta gran fiesta.

Estrella Federal

Ha dejado de ser una planta exótica para convertirse en emblema universal de la Navidad. Vestida de rojo que simboliza el amor, y de verde como emblema de la esperanza, participa en estas fechas de forma cada vez más activa.

Posee hojas dentadas de color verde oscuro que se tornarán rojizas durante el florecimiento en invierno. Para ello, es necesario que la planta no reciba luz durante doce horas aproximadamente desde octubre hasta la Navidad. Luego, podemos llevarla a suelo en un lugar protegido con sol de mañana y cuidarla de las heladas los tres primeros años.

Abeto

Su altura y sus agujas siempre verdes lo convierten en el símbolo de la vida eterna, de la espiritualidad y de la elevación, y la forma triangular simboliza la Santísima Trinidad. El famoso árbol de Navidad surgió en Europa en el siglo XVI, concretamente en Alemania. Pero recién en 1841, cuando la reina Victoria y su esposo, el príncipe Alberto, lo usaron por primera vez en el castillo de Windsor se popularizó en Inglaterra y desde allí al resto de Europa. Los colonos alemanes lo introdujeron en Estados Unidos a principios del siglo XIX durante la Guerra de Secesión.

Es un árbol de tronco recto que alcanza una altura de sesenta a ochenta metros y necesita entre cien y doscientos años para alcanzar su máximo desarrollo. Sus ramas crecen horizontalmente en círculos alrededor del tronco y están cubiertas de hojas en forma de aguja siempre verdes. Posee frutos en forma de cono o piña que crecen agrupados en las ramas superiores.

Muérdago

Sus hojas y sus frutos constituyen uno de los símbolos de la Navidad. Los primeros que lo utilizaron con tal fin fueron los irlandeses para arreglar sus casas con ramas y frutos, y más tarde los cristianos adoptaron esta tradición. Se cree que fue de este árbol de donde se extrajo la madera para hacer la cruz en la que murió Jesús.

Necesita bastante espacio en el jardín y funciona muy bien a media sombra con buen suelo de fósforo y potasio (para que desarrolle una buena floración no se debe podar cuando finalice el ciclo de sus frutos).

Podemos usar estas especies, las alegóricas a la Navidad, junto con otras flores como agapanthus, alelíes, astromelias, calas, dalias, delphinium, gypsophilas, jazmín del cabo, rosas y muchas especies más que ayudarán a darle nuestro toque personal para vivir la alegría familiar del reencuentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *