UN PLATO POR UN PLATO

Texto: Clara Almasque

Victoria Rojas Amantegui (24) y Francisco Rojas Amantegui (28) son dos hermanos emprendedores y fanáticos de la cocina, que hace ya tres años incursionaron en la gastronomía. Lo más valorable es que lo hicieron sin dejar de lado su espíritu solidario y su compromiso por ayudar a quienes más lo necesitan. En 2016 fundaron Que Bacán. ¿De qué se trata?

Que Bacán no es un catering más. Victoria y Francisco empezaron organizando cenas privadas para entre 4 y 8 personas que, con reserva previa, iban a su casa habiendo seleccionado de ante mano un menú que incluía entrada, plato y postre. Bajo el lema “un plato por un plato”, los hermanos se comprometían a donar una porción de comida a personas en situación de calle por cada comensal que gozara de su servicio.

La idea fue un éxito. Hoy, además de las cenas privadas, ofrecen un servicio de catering para eventos con más de 200 invitados, y organizan eventos propios donde reina la buena onda, la música y la buena comida. Además venden sus exquisiteces dulces y saladas por encargo.

Fueron creciendo a pasos agigantados, pero nunca olvidaron el fin solidario que los motivó a iniciar este proyecto: donar un plato por cada comensal que disfrutara de su servicio. Entonces, lo que al principio implicaba donar un promedio de 6 platos de comida por cada integrante que participara de una cena privada, se convirtió en repartidas de más de 200 platos luego de los eventos multitudinarios, o de los tantos encargos que empezaron a recibir mensualmente.

Lo que hacen es realmente admirable, por eso quisimos conocer más a los protagonistas de Que Bacán. Charlamos con los hermanos Rojas Amantegui para que nos cuenten un poco sobre ellos mismos y sobre el proyecto.

Sus inicios

Victoria y Francisco nacieron en la Ciudad de Trenque Lauquen, Provincia de Buenos Aires. A sus 18 años, luego de terminar el colegio, se mudaron a la Gran Ciudad para iniciar una carrera universitaria. Ambos ya son Licenciados en Administración de Empresas, y como si eso fuera poco, Vicky sigue estudiando la carrera de actuario.

Su fanatismo por la gastronomía tiene origen en su familia: “Nuestros padres son muy cocineros los dos, a todos en casa siempre nos gustó cocinar. Y cuando nos vinimos a vivir solos a Buenos Aires tuvimos que poner esa pasión en práctica más que nunca. Así empezamos a incursionar un poco más en el rubro”, cuenta Victoria.

Les preguntamos cómo surgió la idea de organizar cenas privadas en su casa, a lo que Fran respondió: “Juntarnos, recibir amigos y cocinar era algo que hacíamos siempre. Entonces pensamos en la posibilidad abrirles las puertas a otras personas cobrando el cubierto. Recibirlos, compartir un momento con ellos y sumarle a eso el lado social y solidario, bajo el lema ‘Un plato por un plato’. Nos inspiramos en empresas de otros rubros como Toms, con las alpargatas en USA, o FC Bola acá en Argentina, una empresa que dona pelotas de fútbol bajo un modelo de negocio de ‘one for one’. Quisimos llevar esa idea a la gastronomía, y así fue que se nos ocurrió donar un plato de comida por cada comensal que participe de las cenas en casa, ahora también de los eventos, o por cada persona que nos encargue algo a domicilio”.

Un mimo al alma

Cada semana salen a pie por la zona de su departamento (Barrio Norte, CABA), con bandejas de comida y jugo o té. Muchas veces también regalan abrigo o ropa que reciben de donaciones.

Unos días antes invitan por Instagram desde su cuenta @quebacan.ba a todos los que quieran sumarse a repartir. “Invitamos a que nos acompañen a llevar los platos y a regalarle un ratito de nuestro tiempo a la gente que lo necesita. Es una hora que para ellos significa mucho, podés cambiarle el día a alguien”, dice Vicky. “Cada momento que compartimos con gente que vive en la calle es único. La cara de las personas cuando les das un plato de comida, charlás o les das un abrazo es algo que te llena el alma”, agrega su hermano.



Ya fueron más de 2500 los platos repartidos. Durante el primer año de vida del emprendimiento se donaron 50, el segundo 397. El año pasado alcanzaron los 1036 platos, y en este 2019 ya llevan más de mil.

Además de ofrecer comida a gente en situación de calle, en este último tiempo implementaron las donaciones de alimentos no perecederos a distintos comedores de Buenos Aires. Otro dato no menor, es que ofrecen gorras y vinos “Que Bacán”; y por cada unidad vendida, una persona más recibirá una porción de comida.

Ambos coinciden en que trabajar en familia es un plus, ya que reciben el apoyo constante de su hermano mayor y de sus padres, quienes desde el inicio confiaron y apoyaron la idea. “Está buenísimo emprender con una hermana porque aprendés a conocerte de otra manera. Si bien ya habíamos trabajado juntos en otra empresa, hacerlo por un emprendimiento propio es un gran crecimiento”, asegura Fran.

El plato estrella

Nos cuentan que en las cenas privadas, la entrada más exitosa del menú son las croquetas de jamón crudo, y que el plato más pedido es, sin dudas, el matambre a la pizza con papas rústicas. En cuanto al postre, arrasa el volcán de chocolate.

Si bien los recién mencionados son los platos más exitosos, el menú que ofrecen es muy variado. Lo mismo ocurre con el servicio de catering para eventos. Uno puede elegir desde una gran picada, pinchos y bruschetas, hasta choripanes y sandwiches de pernil con alternativas para vegetarianos y celíacos. De postre se puede optar por unos suavecitos de limón, brownies, cuadraditos de coco, mousse de chocolate, tiramisú y más.

Solidaridad sin fronteras

Para finalizar la entrevista, le preguntamos a los chicos cuál es su sueño para el futuro.

“Decidimos involucrarnos en esto para que no exista el hambre en el mundo, para que todos tengan acceso a una alimentación de calidad todos los días y en todos lados. Es un sueño grande y bastante utópico, pero creemos que trabajando cada uno desde su lugar se puede lograr, y más si lo hacemos como una comunidad en red. Ahora estamos empezando a trabajar con proveedores que tienen impacto social, para que sea cada vez más grande el movimiento. Nos gustaría que se replique, que se tome como ejemplo Que Bacán. No necesariamente en servicios de catering; pueden ser restaurantes en cualquier lugar del mundo que por cada plato que vendan, donen uno a otro que lo necesita”, concluye Fran.

Contacto

Presupuestos: quebacanba@gmail.com

Instagram: @quebacan.ba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *