UN LUGAR PARA SANAR EL CORAZÓN

En Máximo Paz, Cañuelas, existe un lugar que nos invita a experimentar el amor de Dios a través de los sentidos. Allí podemos encontrarnos con otros y compartir, participando de diferentes actividades.

Texto: Lucila Jordán    Fotos: Inés Fitte

El Centro Ecuménico Jardín del Corazón es un lugar que te recibe de brazos abiertos, que invita a hacer silencio y contemplar. Es un espacio para intercambiar riquezas y sanar las distintas pobrezas materiales y espirituales. Para encontrarse con otros y construir juntos. Ubicado en Máximo Paz, Cañuelas, ofrece encuentros, retiros y talleres para todas las edades, convocando a los diferentes credos.

El 6 de abril se presentaron las actividades del año en un evento a beneficio llamado “Té de la gratitud”. En el castillo del barrio Talar de Pacheco, un lugar verdaderamente único, se pudo percibir el amor que este proyecto despierta en las personas, tanto en las que participan de manera voluntaria, como en las que fueron invitadas.

“Bienvenidos al Té de la gratitud”, rezaba un cartel que nos recibía al llegar al lugar y nos invitaba a abrir el corazón y los sentidos, a meditar sobre aquellas cosas que nos despiertan gratitud y a plasmarlas por escrito. El espacio verde rodeado de árboles añosos y un estanque, creaban un clima ideal que lentamente nos abría paso a un momento de quietud, reflexión y contemplación.

La consigna para las expositoras invitadas era decorar una mesa de té inspirándose en la frase “La gratitud nos hace felices”. ¿Por qué ésta consigna? “Porque estamos convencidos de que cuando somos agradecidos, somos felices”, decía Andrea Mettler, fundadora de El Jardín del Corazón.

Entre las participantes se encontraban decoradoras, paisajistas, ambientadoras, arquitectas, artistas plásticas y hasta grupos de amigas o vecinas del barrio Talar de Pacheco. Los estilos elegidos, de los más diversos, aunque todos reflejaban algún valor: la riqueza espiritual, el amor a la naturaleza, la unidad en la familia, el servicio a los demás y el trabajo digno, entre otros. En las mesas predominaban las flores y las plantas y, como herencia familiar, varios objetos antiguos. Los colores vivos en algunas y el blanco como símbolo de pureza, paz o quizá de sobriedad en otras, reflejaban la premisa de que se puede decir mucho con muy poco.

Mesa de Milagros del Castillo

Si bien todas las mesas eran dignas de admiración, por la dedicación y el amor que reflejaban, una fue elegida por el jurado como ganadora. Las creadoras -Marisa Divito, Julieta Ayllon y  María Inés Pellerano de Simple.tresideasparasiempre se inspiraron en la Madre Teresa de Calcuta y en su frase “El fruto del amor es el servicio” y nos hablaron de la importancia de “dar y recibir gratuitamente”.

Durante el té pudimos escuchar el testimonio de personas que lograron transformar su vida gracias a haber conocido este lugar y participar de las actividades que ofrece. Para culminar, Andrea Mettler dedicó unas palabras a todos los presentes, agradeciendo en primer lugar a los vecinos del Barrio El Talar de Pacheco por el préstamo del castillo y también la colaboración desinteresada de muchas personas que permite que este evento pueda llevarse a cabo todos los años. “Este evento benéfico ayuda a que el proyecto pueda seguir creciendo y acogiendo a tantas personas que llegan al lugar. El dinero recaudado será destinado a continuar con esta obra maravillosa”, nos contaba, entre sonrisas de alegría, emoción y gratitud.

Sin dudas, se vivió una tarde mágica en este lugar. Se podía percibir la presencia de Dios, el amor que Él nos regala gratuitamente, sin importar cual sea nuestra historia.

Vale la pena conocer el Jardín del Corazón, regalarse un rato para contemplar, experimentar el amor con cada uno de nuestros sentidos, y dejarse abrazar por Dios en este jardín que nos recibe de brazos abiertos y tiene lugar para todos.

Algunas actividades:

Encuentro de la paz. Se realiza todos los años en mayo. Nos conecta con las emociones y el manejo del estrés.

Retiro de sanación con el Padre Jamut. 8 de junio.

Encuentro Ecuménico en el templo de la Comunidad Amijai. 29 de agosto. Es un  llamado a conocernos a través del encuentro.

Encuentro del Corazón para chicos de distintas religiones: mes de diciembre.

(En todos los retiros y encuentros se utiliza la técnica del mosaiquismo como una herramienta de sanación).

 

Más información:

Facebook: Centro Ecuménico Jardín del Corazón

Instagram: @jardindelcorazonce

Mail: cejardindelcorazon@gmail.com

Casa Mama Antula. Alberdi 643, Máximo Paz (Cañuelas)

Andrea Mettler también es fundadora y directora ejecutiva de Potencialidades ONG.

www.potencialidades.org.ar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *