Un barrio entero, una única obra

¡Qué linda salió esta obra en el barrio Las Palmitas en México! Más que eso, es imponente por su magnitud. Se trata de un arcoíris que atraviesa las casas de las doscientas nueve familias que ahí viven, formando un macro mural nunca antes visto.

Pero esta obra trascendió la estética, ya que conllevaba una acción social que la colmaba de sentido. Quien la impulsó fue Germen, un grupo de artistas y activistas conscientes en muchas de sus perspectivas.

A principios del Siglo XX, México se instaló como el país precursor del grafiti callejero, por medio del cual las clases más populares realizaban denuncias políticas emergentes. Percibiendo que esta cultura de a poco se disolvía, esta asociación surgió para volver a esos orígenes, reinventándolos por completo.

editada-5

Como en este caso, buscan hacer una integración social a través del arte, invitando a todos los que lo deseen a participar. Así se hacen notar en espacios públicos y privados, impregnándolos de retratos históricos significativos.

En el caso de Las Palmitas en particular, el gobierno municipal los convocó para hacer un llamado a los más jóvenes del barrio, dado que ahí especialmente se percibía mucho vandalismo a causa del desempleo y del consumo de drogas. Entre otros, era común el embarazo adolescente y la deserción escolar.

El objetivo fue proveerles un trabajo, a la vez que se les abría el panorama hacia otros horizontes. Es así como, gracias a esta iniciativa, durante siete meses todos se enfocaron en llenar de vida cada rincón de su barrio y de verdad se empezaron a percibir bajas en el índice de violencia en particular.

editada2

Aún siendo todo muy conmovedor, dicen que lo más movilizante es vivir esta experiencia al recorrer la obra desde adentro, caminándola para ver cómo se llenaron sus pasillos y sus calles internas de relatos ilustrados de su pasado. Por eso se ven imágenes de las labores de los trabajadores, quizás involucrando la mano de obra de niños a su vez, por ejemplo.

La resultante son veinte mil metros cuadrados de color enérgico que se diluye, salta y se esconde a lo largo de tantos hogares, uniendo a la comunidad desde su concepción y por el resto de los años que este gran lienzo siga en pie; como un mensaje vivo de que se puede trabajar en conjunto para lograr buenos cambios. ¡Ojalá se den más proyectos de este tipo!

 

Mechi,
www.espiralista.wordpress.com
www.facebook.com/espiralista

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *