RESIEMBRA OTOÑAL

Texto: María Laura Vidal Bazterrica  – @itasflowers  –  Fotos: @cynodoncesped

Todos los años el césped necesita ser resembrado para lucir verde, vigoroso y protegido. No hablamos de una tarea complicada, con sólo tener en cuenta ciertos tips, podremos alcanzar un jardín de invierno envidiable para nuestros vecinos.


Resiembra otoñal: ¿De qué se trata?

Esta práctica implica sembrar al voleo, generalmente semilla Rye Grass, anual o perenne, sobre un césped ya implantado. Se recomienda realizar esta tarea cuando la temperatura por debajo del suelo ronda los 20º y 22º. Dependerá de la zona geográfica, pero generalmente será después de Semana Santa, antes de las primeras heladas.


¿Por qué es recomendable resembrar cada año?

  • Mejora el aspecto del césped en los meses de invierno.
  • Lo protegemos de las quemaduras por el frío y las heladas.
  • El verde flúor vestirá el espacio y le dará color al invierno, la estación más gris del año.

Llegada la primavera avanzada, comenzará a desaparecer el Rye Grass y brotará una vez más el césped o carpeta original.

Algunos consejos

Es muy importante seleccionar la semilla adecuada, ya que su calidad se verá luego reflejada en la germinación. Hay un dicho popular que dice: “Lo barato sale caro”,  y así es.

No es recomendable utilizar la del año pasado, por ejemplo, ni comprarla en supermercados. La semilla para la resiembra otoñal deberá ser de este año, fresca y de alta calidad.  Se vende en viveros y agropecuarias, y por supuesto, en semillerías.

También es necesario gastar un poco más para aplicar un fertilizante que ayudará a lograr un buen arranque a la semilla en la etapa de la germinación.

¿Anual o perenne?

Siempre dependerá de la cantidad de metros cuadrados de césped que tenemos.

Para un jardín urbano es recomendable una semilla anual por distintas razones:

  • El ciclo es más corto.
  • La germinación es más rápida y desaparece con los primeros calores.
  • Es más económica.

La desventaja es que todos los años será necesario resembrar.

Para espacios grandes como canchas de golf, campos, chacras, plazas o parques, es recomendable la semilla perenne porque:

  • No se resiembra el año próximo.
  • Queda en dormición durante la primavera-verano.
  • Tolera cortes bajos.
  • El verde es más intenso.

La desventaja es que su manejo es más complejo, se requieren cortes verticales y más fertilizante. Si en primavera no desapareció, será necesario aplicar algún herbicida selectivo para que no compita con la carpeta existente.



El paso a paso de la resiembra:

  • Si existen malezas en el terreno, es necesario primero combatirlas aplicando un herbicida selectivo, siguiendo atentamente las indicaciones de la etiqueta del producto en cuanto a la dosis y la forma de aplicación.
  • Revisar el pronóstico para verificar que no se aproximen tormentas fuertes por diez días. Estas podrían lavar la semilla y generar grandes pérdidas.
  • Cortar el césped existente muy bajo para que la semilla mezclada con arena mediana penetre bien y llegue a tocar la tierra, debe quedar fijada en el suelo y no apoyada en las hojas del césped.
  • Aplicar a razón de 5 kg de semilla por cada 100 m².
  • Colocar el fertilizante al mismo tiempo. Suministrar 500 kg de fosfato de amonio cada 100 m² de césped para que actué en forma inmediata con la germinación.
  • Regar suavemente dos o tres veces al día. Es importante que no le falte agua durante los primeros diez días.
  • El primer corte tendrá lugar cuando la semilla tome una altura de 10 cm, antes de eso es fundamental no pisar el terreno.
  • Guardar un 10 % de la semilla aplicada para reponer luego del primer corte en aquellas zonas donde no germinó.

Una vez llegada la primavera será necesario volver a fertilizar la carpeta.

Ahora sí, ¡ya podemos tener un jardín más verde que el de nuestros vecinos!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *