Plantas nativas en San Sebastián

Discurso: María Laura Vidal Bazterrica – @itasflowers – Fotos: Silvina Woodgate

En el masterplan de Eidico llamado San Sebastián que tiene 11 etapas lanzadas y cuenta con una superficie de 150 hectáreas de lagunas interconectadas empezaba el vivo de María Laura Vidal Bazterrica, nuestra gran paisajista, sobre las plantas y especies nativas de nuestro suelo.

Dentro de las 1100 hectáreas, hay cancha de golf de 18 hoyos en funcionamiento, canchas de fútbol, de tenis, un club house muy lindo y un sector hípico nuevo. Vayamos al tema de nuestra charla: plantas y especies nativas.

¿Por qué se le está dando tanta importancia? Porque influyen directamente sobre nuestro ecosistema. La especie Solidago, por ejemplo, es una nativa que florece en esta época. Si la podamos y la ponemos a secar, sirve para armar arreglos florales. Lo que hay que hacer es colocarle spray para que madure y termine de largar la semilla.

¿Por qué me conviene plantar especies nativas?

La nativa quiere decir que es natural, que nació en el lugar donde se desarrolló. Su mayor beneficio es que son agentes polinizadores ya que a través de su flor, a través del néctar, del polen o de la esencia, atrae insectos para polinizar. Además, estas plantas son distribuidoras y por medio de sus bayas, también ayudan a polinizar la zona. Por último, colaboran con el control biológico. Es decir, la naturaleza es tan sabia que si una especie se transforma en una planta invasora que se fue comiendo a otras, existen insectos que se la devorarán para acabar con esta plaga. Esto elimina el uso de pecticidas, contribuyendo a un control natural del ecosistema con alcohol de ajo o tierra de diatomea, por ejemplo. Si evitamos los pecticidas también veremos la proliferación de mariposas por nuestro jardín.

¿Qué pasa con las plantas exóticas? Son especies de otras regiones que no funcionan bien en nuestro suelo por el clima o por las temperaturas, y además corremos el riesgo de inhibir el crecimiento de la flora nativa del lugar.

Por ejemplo, la chilca es un arbusto muy importante que no sobrepasa los dos metros aproximadamente y también funciona muy bien para floreros. Otra especie de la zona es la lantana, un cubresuelo que viene en varios colores como lila, blanco y amarillo. Atrae muchísimo las mariposas. También tenemos la budelia, arbusto en violeta, en blanco o en lila que también atrae mariposas. Como toda planta nativa, estas son fáciles de cultivar porque no necesitan de riego extra, no tienen problemas de tierra o sustrato, ni inconvenientes de bichos o enfermedades porque son plantas del lugar.

Otra planta que podemos ver en los canteros cerca del Club House son las gramíneas que funcionan muy bien en nuestros suelos. La famosa cortadera está justo ahora con su espiga floral en auge y larga millones y millones de semillas, por lo que hay que tener cuidado con las personas que son alérgicas y tratar de ubicarlas en un buen lejos ya que no se podan. El otoño es la estación donde mejor se lucen estas especies. El único secreto de las gramíneas es que necesita de un suelo bien drenado. Siempre hay que darle de uno a dos metros de distancia entre una y otra. De esa forma no se encimarán.

La cortadera rosa necesita de, por lo menos, 3 metros de diámetro y es para plantar de a una y que se transforme en un punto ornamental que atrape todas las miradas. Una vez que abre la espiga, los pájaros junto con el viento colaborarán para que se dispersen sus semillas por el predio.

La peluca es la gramínea más baja. Le gustan los suelos arenosos y bien drenados. Tiene muy bajo mantenimiento y no necesita poda porque cuando la hoja se quema en invierno, se seca y se regenera sola.

La salvia procurrens rastrera, otra especie de nuestro hábitat, larga en primavera una flor mínima y labeada, que ahí es donde penetra el picaflor. Se utiliza muchísimo en los canteros junto con las gramíneas y los rosales. Y también hay que darle una buena distancia entre una y otra.

Los árboles chicos como acacias, ceibos y senas, que no llegan a medir diez metros, son ideales para patios internos y espacios verdes reducidos. Con respecto al ceibo, este tiene la particularidad de que él mismo se autoprotege con su fauna y con su flora. Cuando sale una cochinilla por ejemplo, sale una hormiga que se cobija adentro del árbol y comienza a comérsela para eliminarla. Hay que dejarla para que se autoregule y se equilibre sola. A lo mejor esa plaga ocurre por haber plantado cerca una especie que no es nativa.

El famoso aguaribay, que muchísimos barrios de Eidico lo incluyen en su arboleada, es también una especie nativa. Tiene su tronco tan trabajado que parece una obra de arte. Es una especie que no trae problemas.

Ahora veremos que la mayoría de las plantas presentan un follaje quemado o doblado, o con un tono otoñal. No es que está llegando el otoño, sino que la planta es muy viva y se protege de esos calores tan intensos largando hojas. Al colocar arbustos como la oleo texana o los laurentinos, de follaje grande, les va a ir bien si les da mucho sol.

Hay un arbusto que se llama malvavisco, de la época de nuestras abuelas, que parece una rosa china y está en flor en los meses de más altas temperaturas. También es una especie nuestra.

La heliconia es una especie tropical nativa que florece para Navidad.

Los helechos, también nativos, se usan en patios de sombra.

Con utilizar unas pocas plantas nativas en nuestro jardín ya estamos contribuyendo al ecosistema, ya que tendremos menos enfermedades y jardines más sanos.

Para revivir el vivo completo, pueden entrar acá.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *