Plantas de interior: la especie adecuada para el lugar perfecto

Texto: María Laura Vidal Bazterrica – @itasflowers

Fotos: Rosario Lanusse – @rochilanu

¿Qué es una planta de interior? Es cualquier planta cultivada en un ambiente cerrado. Muchas variedades de jardín se utilizan de esta manera por el efecto decorativo de los colores de sus flores y de su follaje.

Se ha demostrado su valor terapéutico al purificar el aire en beneficio de nuestra salud. Las investigaciones indican que muchas plantas, además de absorber dióxido de carbono y liberar oxigeno, filtran las toxinas químicas del aire,  ayudando a crear un medio ambiente interno más saludable.

Muchas personas desistieron de tener plantas en el interior de su vivienda por un fracaso inicial. Pero ahora, con algunos descubrimientos y tips del mundo verde interno, podremos saber qué especie comprar y en qué sector de la casa funcionará mejor, según la luz y la sombra.

La mayoría de las plantas aptas para el cultivo en interior provienen de uno de estos tres tipos de clima: tropical, semidesértico y mediterráneo. Conocer su origen nos ayudará a elegir el lugar correcto y qué especie comprar a la hora de ir al vivero.

Selva tropical: al recibir las plantas de su origen (calor constante y elevada humedad) crecen en forma exuberante y tienen el hábito de trepar, apoyadas sobre un tronco o una rama. Al moverlas al interior, le pondremos un tutor con musgo para mantener su humedad y las ubicaremos en un ambiente cerrado con una atmósfera cálida y húmeda  donde no reciban luz solar directa de 11 a 16 hs.

Ejemplos: filodendro monstera, longifolia contutor, aglaonema, anthurium, calathea, dieffenbachia y syngonium. Siempre en macetas grandes y ricas en materia orgánica como compost con humus de lombriz. Las orquídeas y bromelias quedan muy bien también en canastos colgantes.

Clima árido o semidesértico: las plantas provienen de zonas secas y soleadas con altas temperaturas diurnas y heladas por la noche.

Ejemplos: aloes euforbio, haworthia, kalanchoe y cactáceas, algunos cactus y suculentas de color verde soportan bien el interior de la casa con luz y sol directo de por lo menos una hora diaria.

Clima templado del Mediterráneo: las plantas de este clima soportan veranos cálidos, secos e inviernos moderados, con frecuente humedad. Necesitan ambiente cálido, un poco soleado y riego regular.

Ejemplos: pelargonium, strelitzias, ficus benjamín, ficus  alli y ficus pandurata, además de la amplia variedad de palmeras, chamaedorea bambusa y areca entre las más resistentes.

Cuando vaya a comprar plantas, es recomendable llevar una muestra de la alfombra y la pintura de su casa a fin de elegir ejemplares que no contrasten con la decoración.

Maneje con cuidado las plantas tóxicas o que pueden producir algún tipo de alergia, enseñando a  los niños a no tocarlas ni comer su compost o chupar la hoja. Colocarlas fuera del alcance de ellos en sectores superiores como un aparador o colgando del techo, de una viga o en canastos apropiados para estas especies que se consiguen en viveros, agropecuarias e hipermercados.

A cada sector su planta

Dormitorios

Al ser la temperatura del dormitorio más bien moderada, una buena opción es el potus, pero hay que tener en cuenta la forma de la planta, que suelen ser pequeñas en los viveros, y su dimensión final con respecto al espacio real disponible.

Ejemplos: aralias, ravenea rivularis, monstera deliciosa variedad, ficus allí, pandulata y rosario.

Living y comedor

Se necesitará más altura.

Ejemplos: ficus en todas sus variedades, areca junto con un gomero disciplinado o una monstera deliciosa, aralia japónica, anthurium crystallinum y dracenas aralia japónica, dracena reflexa (de hoja disciplinada), dracena fragans y leea.

Baños

A los helechos, en especial el culandrillo, les gusta el vapor, razón fundamental para que prosperen en este sector.

Cocinas

El problema de la cocina suelen ser las temperaturas variables y la humedad junto a la corriente de aire. Ubicar las plantas en rincones, antepechos de ventanas y sectores ajenos a las tareas culinarias. Cerca del horno es ideal colocar un aloe, porque soporta la alta temperatura y sus hojas alivian las quemaduras.

Ejemplos: romero, tomillo, cibullete, albahaca, salvia, orégano, entre otras.

Escritorio

Zona de trabajo y orden, por lo tanto un cissus colgando con un potus del techo ayudará a la purificación del aire. También peperomias, violetas y pilea cadierei.

Cuarto de niños

Es importante conocer primero el grado de toxicidad de una planta para su elección. En este caso cuanta más alta la ubiquemos, menos problemas tendremos.

Ejemplos: filodendro erubescens, hiedras de todas las variedades, schlumbergera, ficus pumila, y  los famosos cyperus albostriatus (papiritos de sombra).

Entradas

Es muy importante recibir a nuestros invitados e integrantes de la familia con unas especies vegetales que llamen su atención, ya sea por su exuberante follaje o su colorido floral. Encontramos los famosos spatifilium común y gigantum, conocidos como falsa cala cuyas flores duran mucho tiempo en la planta.

El aroma no es menor a la hora de decorar, ya sea por la flor o por su follaje, el myrtus produce flores perfumadas en verano y blancas en otoño.

Ejemplos: plectracttum amboinicus, pelargonium fragrans (variedad de geranio). La calathea la encontramos de diversos colores con follaje verde claro, morado, rojizo y alimonado. Las begonias son las florales de interior por excelencia, sus flores coloridas rosadas y fucsias atraen todas las miradas.

No es recomendable armar una jungla desde el principio porque luego cuando las plantas crezcan, competirán por la luz y sus consecuencias serán muy nocivas en cuanto a plagas y enfermedades.

Sus cuidados

Las plantas en macetas sólo necesitarán estos tips para su buen desarrollo:

  1. Rotarlas una vez por mes 180 grados para evitar que se tumben buscando la luz. Así logramos una forma pareja en su totalidad.
  2. Fertilizarlas cada dos meses con un puñado de humus de lombriz, regar enseguida.
  3. Chequear el orificio del drenaje una vez al mes, introduciendo una aguja de tejer desde el orificio en la base de la maceta.
  4. Agregar tierra compost en cada cambio de estación.
  5. Impermeabilizar el interior con brea para evitar que se manchen sus caras exteriores.
  6. Regar cuando el sustrato esté seco en la zona más profunda de la maceta. A veces confundimos sequedad cuando tocamos los 5 cm superiores.
  7. Agruparlas por diferentes formas de follaje y tonalidades de colores verdes.
  8. Trabajar tres niveles de altura, si el espacio lo permite.
  9. Cambiarlas de maceta como mínimo cada tres años y siempre por dos números más grandes.
  10. Evitar el plato por ser un arma de doble filo al retener exceso de agua del riego, ya que la planta seguirá absorbiendo agua a través de las raíces basales.
  11. Trabajar las plagas y enfermedades con alcohol de ajo todas las veces que sea necesarias por ser un producto casero orgánico. Las plagas más comunes suelen ser hongos y cochinilla algodonera además del exceso de riego.

Ahora que conocemos algo más de este mundo vegetal tan amplio, podemos decir que no tendremos más dudas en decorar nuestra casa con plantas de interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *