Piletas paisajísticas

Texto: María Laura Vidal Bazterrica – Paisajista@itasflowers

Escoger la forma, el tamaño, la ubicación, las especies vegetales que la enmarcan es decisivo a la hora de organizar y diseñar una pileta.

Historia 

Ya en la época de los egipcios, el nadar era muy importante en la educación pública por los beneficios terapéuticos del agua. En Grecia y en Roma se llamaba inculto a la persona que no sabía ni leer ni nadar. 

Los primeros cristianos utilizaron la palabra piscina a la pila bautismal por contener el agua bendita. En la antigüedad, antes de la invención de los depuradores, las piletas comenzaron a ubicarse al aire libre y se utilizaban peces para mantener el agua limpia, gracias a que se comían las larvas de insectos que anidaban. De allí viene su nombre: Piscina.

El glamour estilizado de las piscinas comenzó en Hollywood en la década de 1930 con las películas de Esther Williams, plagadas de coreografías, escenarios fantásticos modernos y espectáculos acuáticos.

En la actualidad y con el cambio climático acechando, un espejo de agua no natural es buscado a diario porque la temporada de pileta cada año se extiende más meses. 

Ubicación: y formas  

La ubicación dependerá de cuantas horas de sol libre hay en el jardín. Y la forma dependerá de las líneas del éste: si son rectas en su mayoría, o curvas; si el terreno es plano o tiene desniveles.

Las piscinas requieren de espacio, de una zona para sentarse, para tomar sol. Un espacio para ocultar las máquinas, un lugar para guardar los juguetes de agua y un solárium, no menos importante.  

Es recomendable ubicar la pileta de tal forma que siempre al sentarnos estemos mirando el agua y luego el sol. Nunca un solárium debería estar de espalda al espejo de agua. 

Una piscina promedio mide de 4 a 5 metros de ancho por 7/10 metros de largo. 

Las formas rectangulares son aconsejables para zonas pequeñas. 

Las ovaladas aportan encanto más natural al paisaje existente.

Las piscinas grandes ya son parte del entorno natural, se intentará que colabore en destacar aquellos puntos focales importantes a remarcar. 

Cuando está muy cerca de la casa, es más práctico que siga las líneas y ángulos rectos, aprovechando al máximo el espacio. 

Si se ubica cerca de otro espejo de agua, por ejemplo una laguna, es ideal la construcción del llamado borde infinito, para lograr esa fusión perfecta de ambos espejos de agua, dando sensación de continuidad sin límite. 

El Proyecto 

La importancia en esta etapa es crear un efecto lo más natural posible, donde nuestros sentidos se relajen a través de lo que vean nuestros ojos, escuchen nuestros oídos y huela nuestro olfato.

Los materiales

Los elegidos para su construcción y entorno tienen que estar en relación con la arquitectura de la  casa y del jardín. Hormigón texturado, piedra, ladrillo, baldosas, entre otras. 

Es muy recomendado contar con una canilla con manguera replegable para la limpieza del solárium y el riego de las plantas cercanas a la pileta en verano. 

El color del agua será dado por el material y el color que utilicemos: venecitas oscuras, claras, diferentes tonos de colores de las pinturas para piletas. Hoy en día es muy amplia la paleta.

Tan importante es la iluminación y la música, que juntas logran una fiesta en las noches de verano. 

La utilización del jacuzzi es parte del entretenimiento, junto al tobogán y al trampolín. 

Siempre es necesario no tapar la visual del espejo de agua con vegetación si se decidió a colocar un cerco de protección. Esto sería contradictorio y contraproducente. Siempre debemos poder ver quién está adentro del agua, más allá del lugar donde nos situemos.

Especies vegetales 

Los árboles generan unos problemas especiales. Sus raíces pueden llegar a romper los bordes de la pileta, sus drenajes y hasta sus caños. Pero esto tiene una solución.

  • Se entierran alrededor del árbol formando un círculo tres o cuatros tubos de plástico de unos 10 cm de largo y 10 cm de diámetro. La parte inferior de estos tubos debe ser perforada para permitir la salida del agua y así regar periódicamente por ese orificio, obligando a las raíces a ir más en profundidad, para tomar el agua y  así evitar que crezcan hacia lo ancho. ¡Sí hacia abajo!
  • Los árboles cerca de la  pileta es conveniente que sean caducos para que sus hojas ensucien solo en otoño. Las coníferas, como Pinos, Cedros, Abetos no son para nada recomendables cerca de una pileta porque sus hojas tapan los filtros de la pileta.
  • El tamaño final del árbol no debe pasar los 10 metros y, en lo posible, buscar aquellos que florecen en verano. Ejemplo: Largestroemia. 
  • El agua y el perfume potencian la aparición de los bichos en la zona de la pileta. ¡Tener cuidado!
  • Los arbustos y trepadoras deberán tener un néctar pesado para atraer menos a los insectos y polinizadores. El jazmín celeste, por ejemplo, llamado Plumbago es ideal, ya que no atrae insectos. Las Nandinas aportan estructura, los Agapanthus florecen cuando justo comienza la época de pileta. 

No es importante el tamaño de la piscina, sí importa que nuestra pileta esté ubicada en el lugar más óptimo del jardín.

Ahora si… ¡al agua pato!

 

Biografías: “El jardin paisaje y diseño “ de Dean Peaerson(Ingles )“Piscinas de ensueños “ de Francisco  Asensio Cerver ( español )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *