Los secretos de la huerta

¿Sabías que el pimiento rojo fue antes de color naranja? ¿Que el pimiento amarillo es primero de color verde? Estos y más secretos son los que te quiero contar para que puedas armar una linda huerta de primavera-verano en tu jardín, terraza o balcón. 

Esta cuarentena nos trajo muchos cambios y adaptaciones, pero la gran protagonista fue sin duda la huerta. Comenzamos a interesarnos más y más sobre cómo sembrar y qué debo tener en cuenta a la hora de elegir vegetales para mi hogar. Aprendimos mucho, con tutoriales, vivos por Instgram de todos los colores y videítos compartidos por nuestros amigos y familiares. Y salió la huerta de otoño invierno. 

Ahora comienzan las dos estaciones del año más prolíferas para la huerta orgánica y es importante tener en cuenta algunos detalles más.

Orgánico: la huerta orgánica es aquella donde no se aplican productos tóxicos para combatir plagas y enfermedades, en la que cuidamos su suelo, el agua y el aire. Y en la que utilizamos abonos naturales para asegurarnos de cuidar nuestra salud y la del planeta. 

¿Qué tanto incorporamos este año?

Ya aprendimos que generar nuestro propio compost es el mejor nutriente para la huerta.  Y que algunas verduras podemos sembrarlas directamente a suelo, y otras necesitan pasar primero por el almácigo para que den sus frutos. 

Aprendimos que el mejor lugar para la huerta es mirando al norte o al oeste, que dependiendo de la cantidad de horas de sol, serán unos u otros vegetales los que mejor funcionen. Con más de 6 horas de sol podemos cultivar todo tipo de verduras con fruto (por ejemplo tomate, calabaza, berenjena, habas, melón, sandía). 

Aprendimos que en un patio funciona muy bien la huerta porque va a suelo directo, y que en macetas, debemos regarla más seguido porque las raíces se recalientan.

Aprendimos que cerca de la cocina es la mejor ubicación, y que si hablamos de huerta en jardín, es preferible armarlas elevadas porque siempre dan mejor resultado. 

Aprendimos mucho del porqué de contar con flores cerca de la huerta. Así vendrán los insectos polinizadores para hacer su trabajo. Podremos plantar Margaritas, Lavandas  Copetes, Caléndulas, Taco de Reina, Alverjillas, Amapolas, Zinnias y Cosmos.

También supimos que las flores del ají, de la cebolla de verdeo, de la ciboullete, del apio, del puerro, del orégano,del tomillo, de la rúcula también son comestibles y muy   importantes para sumarlas.

Nos enseñaron que la verdura orgánica tiene un 73 % más de hierro, un 65% más de calcio, un 91% más de fósforo y un 125 % más de potasio.  

Aprendimos que no es conveniente regar la flor ni el fruto para evitar así futuras plagas enfermedades.

Hemos experimentado mucho y aprendido en familia, cómo de una pequeña semilla se logró llevar a mi mesa una ensalada tierna, saludable y libre de tóxicos. 

También nos interiorizamos sobre cómo hidratar el suelo y las verduras mediante  el riego y a no regarlas después de una lluvia. 

Aprendimos a sembrar en escalera, para tener cosecha fresca cada 15/20 días, ejemplo rúcula y lechuga . 

Sacar a relucir lo aprendido

Ahora comienza en breve la primavera y nos dan más ganas de sembrar, pero antes  tengamos en cuenta algunos secretos:

  • Es necesario renovar el suelo de la huerta otoño-invierno agregándole lo siguiente: 6% de compost, 20% de tierra negra y 20% de perlita. 
  • Rotar las especies, quiero decir que donde antes planté lechuga ahora, en el mismo lugar, plantaré rabanitos; donde hubo arvejas, ahora plantaré rúcula, y donde hubo zanahoria, ahora plantaré albahaca. Esta técnica, llamada de rotación, hará que duren más tiempo los nutrientes en mi suelo, ya que cada especie toma diferentes porcentajes de nitrógeno, hierro, calcio, fósforo, potasio, zinc, entre otros.
  • Por último, pero no menos importante, es la famosa asociación. En el calendario de siembra, en cada estación cultivaremos ciertos vegetales juntos, de manera que se potencien y se ayuden.  

 Por ejemplo :

El brócoli (fruto) junto con la remolacha (raíz) y la lechuga (hoja) en el mismo lote. 

El tomate junto a la albahaca y la rúcula.

El rabanito junto con el repollo y la cebolla.

Las arvejas junt con el repollo, el ajo y la zanahoria.

La lechuga junto con la acelga, la remolacha y el repollo.

El melón junto con el maíz y la acelga.

La escarola junto con la remolacha, el repollo y la zanahoria.

El puerro junto con el apio y la lechuga.

El tomate junto con la zanahoria, el ajo y la cebolla.

El kale junto con el pimiento y la sandía. 

La huerta primavera-verano nos está esperando, busquemos ya nuestro delantal, sombrero, guantes y protector solar y ¡empecemos!

María Laura Vidal Bazterrica – Paisajista – @itasflowers
Contacto: 15-4991-6073 – marialauravidal@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *