Libros para viajar

Texto: Paula Pertzov – @bairesvanitybooks –  Fotos: Rosario Lanusse – @rochilanu

Recuerdo cuando era chica y salimos de viaje. Los recorridos eran planeados con la guía Michelin y el objetivo principal era conocer los patrimonios culturales de cada ciudad. Los tiempos cambiaron y ahora, cuando viajamos, buscamos inmiscuirnos también en el estilo de vida del lugar que visitamos. Queremos saber cómo se divierte la gente, dónde comen, cómo se visten, cuáles son sus historias y sus leyendas.

Hoy recorremos dos destinos (¡y un bonus track!) a través de libros que nos convierten en los turistas que queremos ser. Aquellos que viven y vibran en la ciudad que visitan, que no se conforman con conocer el museo emblemático, la avenida más comercial o el restaurant con mas estrellas Michelin.

Empezamos por Mykonos, Grecia

Mykonos con solo diez mil habitantes, se conoce como la ‘Ibiza de Grecia”. Este paraíso cuya primera imagen seguramente sea un conjunto de construcciones blancas sobre un mar azul, tiene un libro editado por Assouline que le rinde homenaje. Se llama “Mykonos Muse” y es una crónica de la cultura que supo definir a esta isla griega en el último siglo, relatada con imágenes cautivantes de Lizi Manola.

Según sus habitantes, Mykonos no es solo una isla hermosa con fantástica playas, sino que posee una energía particular por su proximidad con Delos, el lugar donde nació Apolo. Famosa históricamente por sus fiestas de elite en yates privados, como las que supo dar Aristóteles Onassis y hoy se celebran en Alemagou beach con DJs renombrados, Mykonos supo ser también una isla de pescadores.

Cuando Le Corbusier visito la isla en 1933 dijo: “Excepto que hayas visto las casas de Mykonos, no puedes fingir ser un arquitecto, cualquier cosa que la arquitectura tenga para decir, esta dicho aquí”. Lizy Manola captura este paraíso desde sus calles ancestrales hasta sus comunidades de artesanos que mantienen viva el alma de la isla. Mykonos Muse no pretende ser una guía turística sino mostrar las diferentes caras de una isla con su pasado y su presente.

La fotógrafa trabajo durante un año entrevistando historiadores y nativos, bibliotecas públicas, museos y archivos que mostraban que esta hermosa isla es más que champagne y jet set.

Un libro que hipnotiza con fotografías de la tremenda arquitectura del lugar, y a su vez nos cuenta el porqué de la misma, junto con los festivales en iglesias y la forma maravillosa en que los nativos, a pesar del boom turístico, conservan las tradiciones como una pasión. Conserva imperdible relatos históricos de tiempos gloriosos y los lugares escondidos que no se pueden dejar de visitar.

Uno de los destinos más maravillosos de Italia, Capri. La isla donde según Homero, se esconden las sirenas.

In “The spirit of Capri” se nos revela el “charm” de esta isla legendaria que se convirtió en los años 50 en el destino elegido por celebridades, artistas, escritores y el jet set internacional.

Capri ha sido siempre un gran foco de atracción desde la época de los romanos. Esta isla-refugio italiana emerge poderosa en el Mar Tirreno, frente a la península sorrentina, separada por algo más de media hora en ferry de Nápoles, con la que nada tiene que ver.

En Capri no hay estrés. Muchos visitantes llegan huyendo de los paparazzis como Julia Roberts y otros, como Pablo Neruda en sus tiempos, llegaron en busca de inspiración.

No resulta difícil imaginar a Augusto clamar: “Quiero Capri para mí”. Una frase que todos nos repetimos al llegar. Pamela Fiori  rinde tributo a Capri con un texto maravilloso e imágenes elocuentes.

A través de su lente nos lleva por un recorrido muy genuino. Desde el famoso lemoncello, hasta los pantalones “capri”, diseñados por la modista europea Sonja de Llenart que se pusieron de moda en acá en los años 50. Ni hablar de las joyas típicas hechas con piedras turquesas y corales, las sandalias hechas por artesanos locales, los jardines y las cuevas, todo hace de Capri, un milagro de la naturaleza.

Aquí la hospitalidad es un tema muy importante. El término en italiano es “ospite’ (invitado). Y en Capri tener un invitado es algo que no se toma a la ligera.

Aquí el tema comienza en el Grand Hotel Quisisana, que está sobre Vía Carmelle, la calle comercial más chic de Capri, y quizás una de las más chic del mundo entero. Michael Kors que durante años paró en este hotel, compara su terraza con la “front row” de un desfile.

Si querés seguir un itinerario apropiado y cool hay que estar en la terraza del hotel a las 9 y media de la noche para un cocktail y hay que sentarse en una esquina a la derecha para considerarse “in”.

El Spa del Grand Hotel Quisisana es todo un clásico en Capri y fue inaugurado en 1945. Acá acudían a descansar importantes personajes de la vida social y cultural en épocas pasadas. En su QuisiBeauty se ofrecen tratamientos revitalizantes a base de caviar, oro y sal marina.

A pesar de sus 148 habitaciones, el hotel aun es un hotel familiar y, mientras escribo, imagino la serie “El Gran Hotel” aunque sea en España.

Por último, hablemos de “American Fashion Travel, Designers on the Go”, un lindísimo libro lleno de fotos, collage y color.

¿Querés inspirarte para elegir tu próximo destino? Estos son los sitios que eligen los diseñadores más famosos.

Dona Karan dice en este libro que siempre que puede viaja a Bali, Indonesia, a Parrot Cay en África o a Turks and Caikos y que su hotel favorito es el Como Shambhala en Bali. Tory Burch ama India como lugar de inspiración, pero nada como un buen invierno en St Moritz. Alexander Wang tiene su lugar en el mundo muy cerca nuestro, ¡Río de Janeiro! Y Vera Wang elige seis playas como favoritas. Tomen nota:

Cala di Volpe en Sardinia, Venice Beach en Santa Mónica, Sandy Lane en Barbados, Las Ventanas en México, la playa en South Hampton y la playa en Malibú.

Otro dato de Vera Wang es dónde hacer compras: Rue Montaigne en Paris, Bond Street en Londres y Aoyama en Tokio. Pero si quieren saber cuál es su ciudad predilecta, esa es París. ¿Un dato gastronómico? El restaurant preferido de Lubov Azria (BCBG Max Azria Group) es Quattro Passi en Marina del Cantone entre Capri y Positano.

Y si hablamos de mercados (amo los mercados), el favorito de Tommy Hilfiger es Turkish Baraav en Estambul.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *