Las pasarelas de la vida

pure-fasion-01

Texto: María Stellatelli – Fotos: cortesía Pure Fashion

Bajo las presiones y dificultades tan propias de la adolescencia, Pure Fashion aparece como un espacio para chicas donde aprender a ser auténticas y afianzar los valores de feminidad, generosidad, sencillez y alegría. Con la belleza interior como estandarte, este programa les brinda herramientas para quererse más y caminar por la vida seguras de sus propios valores.

Llegué al último encuentro del año sin saber bien lo que estaba por presenciar. En un salón de Darwin, muchas chicas adolescentes escuchaban con atención. Adelante, Dolores Moreno era entrevistada y contestaba también preguntas de las chicas. Hablaba de las pasarelas de la vida, de la importancia de ser auténticas y femeninas. Y me di cuenta de que lo que tenía en frente era mucho más interesante que un simple taller de belleza.

Pure Fashion es un programa para chicas de entre catorce y diecisiete años, pensado para ayudarlas a reafirmar los valores de autenticidad y feminidad. A partir de un contenido inspirado en la religión católica -aunque sin ser específicamente religioso-, el programa está pensado en siete encuentros que se desarrollan a lo largo del año y en los que las chicas van aprendiendo sobre un valor distinto en cada uno. Para eso, las organizadoras preparan charlas y dinámicas en las que los valores se profundizan. Y a fin de año, se organiza un desfile al que las chicas llegan no sólo sabiendo de maquillaje y asesoramiento de imagen, sino cargadas de valores esenciales, listos para vivenciar en “las pasarelas de la vida” que tienen por delante.

El programa, que ya había empezado a armarse modestamente en algunas ciudades de EE.UU., tomó vuelo a partir de un episodio en el que una niña estadounidense de once años de edad, al probarse pantalones en una reconocida tienda de moda, no encontró ninguno que le calzara bien, y escribió una carta a la misma llevando a la reflexión sobre el mensaje que transmitían los modelos tan acotados de ropa para chicas. A partir de allí, Pure Fashion se volvió más mediático y empezó a expandirse. Hoy en día, el programa se lleva a cabo en más de diez países. Y si bien tiene raíces en el catolicismo, Pure Fashion es un programa que abarca a todas las chicas que quieran participar, sean católicas o laicas.

pure-fasion-05

De USA a Bs. As.
Pure Fashion desembarcó en la Argentina hace ocho años. De cincuenta chicas que eran al principio, se pasó a un actual grupo de ciento cuarenta, alcanzando el límite de capacidad y con jóvenes que no pudieron formar parte este año por falta de cupo. Sin dudas, un éxito.

Siguiendo el modelo original y con apoyo de dos consagradas de la congregación Regnum Christi en la parte formativa, Pure Fashion se desarrolla en siete encuentros anuales y un desfile a fin de año. Cada encuentro trata un valor diferente -a veces dos-. Bajo el lema “Una verdadera modelo es siempre fiel a sus valores”, cada dinámica y cada charla preparadas para los encuentros apuntan a poner sobre la mesa la importancia de las virtudes que hacen a la belleza interior. Autenticidad, generosidad, autoconfianza, estilo y gracia, pureza, elegancia, alegría, sencillez y feminidad son los pilares del programa. Lo llamativo de cómo se desarrollan es que cada valor va acompañado de un aprendizaje concreto en cuanto a la moda se refiere. Con la idea de que la belleza exterior es un reflejo de la belleza interior, cada valor se encuentra ligado a un aspecto externo.

Así es como a las chicas también se les enseña a maquillarse, a peinarse, a elegir ropa linda que destaque estilo y feminidad, a alimentarse bien. “Es muy divertido para ellas. Están en la edad en la que les empieza a gustar la moda. Y desde Pure Fashion les damos muchas herramientas”, cuenta Agustina Santamarina, vicepresidenta de Pure Fashion en Buenos Aires. “Les enseñamos a maquillarse y después les hablamos sobre las máscaras que uno se pone ante los demás y la importancia de sacarlas y ser auténticas”, explica Victoria Ray, presidenta de Pure Fashion en Buenos Aires. Y las actividades van variando. Se dictan charlas y talleres tanto por quienes integran el equipo de Pure Fashion como por invitados. Además, hay espacios de reflexión personal que luego las chicas comparten en grupos fijos que tienen a lo largo del año y en los que trabajan con dos coordinadoras en edad universitaria que las van guiando. 

pure-fasion-03

Las perlas del año
Sin dudas, el encuentro más especial para las chicas es el que reciben a varones en edad universitaria para que les hablen de qué valoran en las mujeres. “Para ellas es muy llamativo tener a chicos de entre veinte y veintidós años hablándoles de qué les gusta en una mujer; es el encuentro que más disfrutan siempre porque es algo muy real y muy importante para ellas”, cuenta Agus Santamarina.

Además, este año se puso especial énfasis en el encuentro sobre nutrición, ya que varias de las chicas estaban sufriendo trastornos alimenticios. El equipo organizativo preparó con mucha dedicación este encuentro y se asesoró con una psicóloga especializada en el tema. “Al ser tan chicas, es fuerte verlas en esa situación”, cuenta Vicky Ray.

“El año que viene queremos sumar un encuentro sobre comunicación y hablar de las redes sociales; hoy todo pasa por ahí”, explica Vicky. Las selfies se volvieron un boom y las generaciones jóvenes las usan todo el tiempo. Pure Fashion no es la excepción. “Les pedimos que dejen los celulares en una caja antes de empezar los encuentros para que no se distraigan sacando fotos y contando los likes que reciben”, comenta Agus. Y aseguran que es un tema a tratar porque las chicas están en una constante “no comunicación”.

pure-fasion-02

De la pasarela a la vida
El año cierra con un desfile. Distintas marcas de ropa que comparten los valores de Pure Fashion visten a las chicas para este evento. Y al final vienen las pasadas de los valores, en las que cada una se viste acorde con los valores trabajados durante el año y desfila representándolo. “Para la pasada de pureza se visten de blanco; para la de feminidad usan ropa con flores o rosa”, cuenta Agus. “El desfile es una analogía de la vida. Es una invitación a caminar por la pasarela de la vida con todos estos valores y con todo lo que aprendimos durante el año, pisando fuerte, con actitud, con una sonrisa”, cuenta Vicky con un tinte de emoción en la mirada. Y ambas aseguran que Pure Fashion no viene a enseñar nada sino a acompañar a las chicas durante una etapa difícil de crecimiento en el que empiezan a encontrarse con un mundo nuevo y su amor propio se pone en juego.

Más información:
purefashionargentina@gmail.com
FB Pure Fashion Argentina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *