SUSTENTABILIDAD Y EDUCACIÓN

Siguiendo el ejemplo de Uruguay, Mar Chiquita, al sureste de la provincia de Buenos Aires se convertirá en el municipio donde se construirá la primera escuela sustentable del país, bajo el programa Una Escuela Sustentable. En apenas cuarenta y cinco días, será levantado un nuevo edificio para la escuela pública N° 12. Será con la ayuda de manos voluntarias y la sabia guía del arquitecto estadounidense Michael Reynolds y su equipo de Earthship Biotecture, la empresa de construcción ecológica y autosuficiente número uno del mundo.

Inspirado por las noticias sobre el problema de la basura y la falta de viviendas asequibles, Reynolds creó el “ladrillo de lata” con acero y latas desechadas que patentó en 1972. Diez latas vacías, cuatro planas y seis sin aplastar, son conectadas entre sí para formar un bloque de construcción. Estas casas de “basura”, hoy son reconocidas como la arquitectura más sustentable que existe donde se procura reciclar y reutilizar todo lo que sea posible.

Las casas que hoy construye este equipo han evolucionado al punto tal de utilizar neumáticos apisonados con una resistencia que no necesita cimientos. Gracias a los cristales solares a lo largo de todo el frente de la estructura, el sol calienta los pisos y las paredes proporcionando temperaturas confortables sin usar combustibles fósiles o madera.

Bajo esta lógica y este nuevo paradigma, Reynolds y su equipo aterrizarán en marzo en Argentina para comenzar a cambiar nuestras mentes. Para eso, empezarán con la construcción de una escuela pública 100% sustentable de la mano de tres grandes socios: Ala, Disney y Direct TV, organizaciones comprometidas con la construcción de un mundo sustentable.

Donde todo comenzó

La construcción que servirá de modelo se encuentra en la localidad uruguaya de Jaureguiberry, donde se vio nacer la primera escuela sustentable de América Latina. La ONG Tagma, que se puso al hombro esta enorme misión, tiene como meta construir y habitar el mundo de formas más sostenibles, en una lógica de intercambio con la naturaleza que se traduce en mejor calidad de vida.

La primera escuela pública autosustentable fue construida con materiales reciclados, se autoabastece de agua, energía y calefacción, produce alimentos y pretende transmitir la cultura sustentable a sus alumnos. Con este modelo de escuela como primer eslabón, Tagma pretende articular esfuerzos de distintos actores de la sociedad para concretar una forma de vida más sustentable para todos.

Para el proyecto de este lado del Río de la Plata, está todo listo para que en marzo de este año más de doscientas personas entre voluntarios y técnicos, pongan manos a la obra para hacer realidad la primera escuela sustentable de Argentina. Esta iniciativa se enmarca dentro del PLANMAR, un proceso participativo de desarrollo local sustentable apoyado en la educación ambiental. Está diseñado por y para Mar Chiquita como un proceso de construcción colectiva que se inició en 2015 e involucra, además de al municipio, a las autoridades, directivos y docentes de las escuelas e institutos, a la comunidad y a los agentes económicos del partido.

El proyecto argentino

El nuevo edificio utilizará más de 2000 cubiertas usadas, 4000 botellas y 8000 latas recicladas y contará con energía eléctrica a través de una red de paneles solares. Por su método constructivo, la escuela se mantendrá durante todo el año en una temperatura estable que oscila entre los 18° y 25°, y se abastecerá del agua de lluvia, reutilizándola en tres ocasiones antes de su desecho final.

En la construcción del edificio, además de los equipos de Tagma y Earthship, participarán unos cien estudiantes de toda parte del mundo que aprenderán el método constructivo desarrollado por Reynolds. Además, decenas de voluntarios de la comunidad local, de las organizaciones involucradas y de todo el país, participarán en tareas de apoyo a la obra, generación de talleres educativos y trabajo comunitario en Mar Chiquita.

El costo del proyecto ronda los US$450.000 y no contempla el terreno donde se levantará. La escuela tendrá 300 m2 y albergará a niños de entre seis y doce años.

Sobre Una Escuela Sustentable

Una Escuela Sustentable es un proyecto desarrollado por la organización uruguaya Tagma y realizable a través del aporte del sector público, privado y comunitario. Se propone construir escuelas basadas en un edificio autosustentable, producto de la aplicación del método creado por el reconocido arquitecto norteamericano Michael Reynolds (Earthship Biotecture).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *