La economía al servicio de las personas y del planeta

Activar esta conversación mundial fue el propósito de la experiencia InFocus de Sustainable Brands celebrada una vez más en el Malba.

Texto: María Ducós  –  Fotos: Cortesía Sustainable Brands

Conectados y generando espacios de encuentro para sentar las bases para una nueva convivencia fue la clave de esta comunidad de aprendizaje e inspiración que propone la construcción de un futuro sustentable. Omri Vital, la primera oradora que desde Israel nos trajo un nuevo paradigma, sostiene que los principales problemas del mundo se pueden solucionar con tecnología usada de un modo innovador. El mundo está cambiando y la mayoría de las empresas están llegando a un consenso sobre la necesidad de crear valor para las personas y el planeta. En este sentido, Israel, un pequeño país, ha sabido demostrar que su “pensamiento abierto” y su talento profesional, que hace foco en las nuevas generaciones, son el factor clave para convertirse en líder de la innovación con impacto. Ninguna compañía puede separar el negocio del impacto si quiere triunfar, asegura la representante de Tech For Good, una organización que activa start ups que busquen solucionar problemas sociales usando la tecnología.

La academia en la conversación

Jaqueline Pels, profesora de Marketing de la Universidad Torcuato Di Tella y Directora de Espacio de Negocios Inclusivos (ENI) trajo el rol de la investigación a la mesa de debate. ¿Por qué el abanderado del 9 de julio tiene que ser el alumno con mejor promedio y por qué no es aleatorio, rotativo o por voto? Esta primera pregunta nos demanda introspección y nos encadena a pensar que independientemente de la disciplina que miremos, pareciera que ser el número uno es la meta.

Esto se traslada a la economía: queremos ser los que más facturamos, los de mayor posición en la bolsa, y no nos damos cuenta que esta forma de pensar ya no va más. Ya no podemos mirar a la economía desde el ángulo estrecho de oferta-demanda. Las nuevas empresas hablan de un ecosistema donde los stakeholders se alimentan unos de otros y el objetivo pasa a ser la coviabilidad: el famoso win-win del que tanto se habla, donde la sociedad líquida de la que hablaba Bauman es también necesaria en este sentidos para que surjan nuevas propuestas.

Nutrición sustentable

“El sistema alimenticio está roto” comenzó Amanda Sourry de Unilever. Ante una población mundial que en el año 2050 alcanzará los 9500 millones de habitantes y que demandará un 60% más de alimentos, es imperativo rediseñar el sistema alimentario actual para que sea capaz de proveer alimentos sanos, nutritivos y accesibles para todos.

El rol de la industria alimentaria es clave y debe tomar el compromiso de crear un sistema más sustentable, promoviendo la colaboración de todos los actores involucrados. “Si la comida desechada fuera un país, sería el tercero que más dióxido de carbono emitiría” remata Amanda. En Unilever Buenos Aires tomaron nota y la campaña #notirescomida intenta mitigar esos enormes desechos capaces de alimentar a millones.

Case Talks: Economía del Encuentro

Luisa Weber recorrió diferentes comunidades del norte y hoy trabaja con más de 4000 mujeres artesanas. Nuestro país cuenta con una gran riqueza de arte nativo que viene transmitiéndose de generación en generación. Sin embargo, existe grandes limitaciones a la hora de intentar introducir estos valores culturales en una red de producción que permita su comercialización de una manera sustentable para los diversos colectivos en las áreas rurales. Matriarca, organización que promueve el arte de comunidades indígenas y criollas, nace como respuesta a esta limitación a través del desarrollo de canales de comercialización con la misión de que nuestra cultura esté siempre de moda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *