Huente Co

Un gran estrés laboral fue el puntapié para redireccionar sus energías. Encontró en las lanas y las agujas una nueva forma de mirarse a sí misma y el empuje para poner a rodar Huente Co, un proyecto que ya creció más de lo se imaginó.

Un día del 2016, mientras Lola Rivero volvía de trabajar pensaba en la forma de canalizar tanto estrés y tanta ansiedad que la tenía preocupada. Desde chica, le gustaban las manualidades y decidió comprar las agujas más grandes del mercado, esas con las que se tejen mantas XXL con lana bien gruesa, para darle rienda suelta a su creatividad y liberar tensión. No tenía muy en claro hacia dónde quería ir, en ese momento sólo veía en el tejido una forma de lidiar con tanto agotamiento. 

Con tanta energía puesta en esta nueva ocupación, logró innovar en un método fácil y divertido apto ansiosos, que le permitía tejer mantas XXL en el lapso de dos horas. ¡Todo un descubrimiento! Afianzada en su fórmula, se largó a enseñar en varios cursos y talleres que tuvieron una gran llegada. Con esto, se sumaron las invitaciones de parte de empresas, organizadoras de eventos, consultoras y hasta tarjetas de crédito para contar su experiencia a los distintos grupos de clientes. Y así @huenteco_handmade fue creciendo conforme a la demanda que se iba ampliando. Hasta desarrolló por primera vez una mini colección de ruanas de distintos estilos a raíz del pedido de una cervecería muy conocida que buscaba agasajar a sus clientes en una terraza. Las oportunidades se asomaban. 

Un trabajo en equipo

Acompañada por grandes proveedores y su círculo más cercano, Lola siempre estuvo abierta a las ideas y consejos que la ayudaron a crecer. Además, cuenta con un taller de telaristas de lujo con las que, después de elegir los materiales adecuados para cada producto, desarrollan los modelos acorde a sus propios diseños o a las exigencias de cada cliente. La confección es en telar 100% a mano, y luego ella le suma etiquetas, perfume y envoltorio para cerrar un gran producto.

Utiliza lana 100%, algodón 100%, lino 100% y hasta un mix de hilados dependiendo del estilo de la ruana o manta. En el caso de las mantas XXL, las teje con sus propios brazos y a base de merino orgánico. 

Una propuesta para cada cliente

La colección se divide en ruanas de un estilo rústico, que no solamente se usan como accesorio o complemento, sino también como decoración en sillones o pies de cama. A esto se suma la confección de ruanas para eventos sociales que es una nueva moda que llegó para quedarse.

Y para agrandar su repertorio, cuenta también con una edición Premium/Limited Edition donde las ruanas y las mantas son muy elegantes, compuestas por hilados más finos, livianos y delicados. 

For export

La rutina y el tiempo de dedicación de Lola varía según la cantidad de pedidos solicitados. Recuerda un encargo que disfrutó mucho en el que tuvo que confeccionar ponchos para el cortejo y para los invitados de un casamiento soñado en Villa La Angostura que duró tres días. “Durante tres días, mis ruanas acompañaron a varias personas, y eso es maravilloso. Cada una lleva mucho amor, cuidado y dedicación”, nos cuenta Lola. De a poco, empieza a hacerse un nombre para exportar sus creaciones a Uruguay, México y Estados Unidos, donde lo artesanal se destaca y se valora muchísimo.

Con un feedback que asegura que es su motor, fue creciendo por las recomendaciones y el boca en boca. Sus clientas le cuentan que las han parado por el mundo para preguntarles de dónde eran las ruanas que llevaban puestas. ¡Eso la llena de emoción y orgullo! Y en el fondo no tiene más que palabras de agradecimiento a su mamá, su primera maestra, que le enseñó a bordar y a tejer, y que de ella aprendió el amor por la estética y los detalles. 

Fotos: @rochilanu, @uchimayfotos y @connie_brooks_fotos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *