Flor del Mes: Hortensia

Texto: María Laura Vidal Bazterrica – Paisajista – @itasflowers

Conocer el origen y las necesidades de una planta, nos ayuda a conocer el uso en el jardín, patio o balcón. 

Generalmente, cuando cometemos errores en las tareas de jardinería es porque nos falta información sobre las especies vegetales y su manteamiento. En esta nota abordaremos los cuidados y tips de la flor de enero, la hortensia.

La hortensia es un arbusto caduco originario de Japón. Su floración comienza a fines de la primavera y principios del verano. También vuelve a florecer en marzo, pero con menor cantidad de flores. 

Son plantas muy buscadas por los paisajistas y amantes del verde por ser resistentes y decorativas con sus flores de diferentes colores: blancas, lilas, violetas, rosadas, fucsias. Su dimensión final es de uno a un metro y medio de alto y tiene un metro de diámetro o más, dependiendo del espacio disponible (pueden llegar a medir dos metros de diámetro). 

Sus hojas son acorazonadas, grandes y de color verde, y también hay variedades disciplinadas. 

Les gusta el sol de la mañana, y un suelo rico en PH ácido. Un suelo básico producirá flores rosadas y un suelo levemente ácido producirá flores lilas, y si además de un suelo levemente ácido, se le suma el frío, entonces las flores saldrán violetas/moradas con un gran impacto visual. 

ALGUNAS CUALIDADES

  • Una vez culminada su primera floración, habrá que podar la planta con pequeños despuntes para sacar la flor seca y evitar así atraer los hongos. 
  • La poda grande se realizará en agosto, aprovechando que la planta está sin hojas. Así se le dará forma y se eliminarán las ramas muertas, quebradas y las que se entrecruzan.
  • Fertilizamos con turba previamente mojada, compost, pinocha, humus de lombriz  y Nitrofoska azul granulada.
  • Fertilizar con hierro (quelato de hierro o sulfato de hierro) en primavera y en otoño con una cucharada por cada m². 

¿CON QUÉ CONVIENE COMBINARLA?

  • Necesito especies a las que les guste el sol de mañana, que tengan suelo ácido, y diferentes tamaños, alturas, follajes y pétalos, por ejemplo:
    • Árbol: Acer Palmatum, Camelia, Magnolias. 
    • Arbustos: Jazmín Paraguayo, Membrillero de flor (Chaenomeles japónica), Érica (Brezo), Gardenia (Jazmín del Cabo), Azaleas y Rhododendron. 
    • Herbáceas: Aquilegias, Calas, Acanthus, Pentas, Hortensias de invierno (Bergenias), Alocasias y Helechos. 
    • Cubresuelos: Salvia procurrens, Wedelia, Vincas. 
    • Trepadora: Clematis, Aristolochia Clerodendron, Hoya carnosa, Jazmín Diamela.
    • Bulbosas: Lilium, Narcisos, Zephyranthes, Fressia, Lágrima de Virgen (Allium triquetrum) y Crocus, Violeta de los Alpes, entre otras. 

Un secreto orgánico: una vez por mes riego las Hortensias con agua y vinagre blanco (una cucharada de vinagre en cuatro litros de agua).

Una vez terminada su floración, se pueden poner a secar boca abajo en un lugar seco y con poca luz. Quedan muy decorativas en floreros con arena, sin agua. 

– Bibliografía: Guía completa de flores de jardín (editorial Blume)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *