EL MUNDO EN ACUARELAS

Artista, emprendedora y una comunidad que responde y guía su camino. 

Impecable, luminoso e inspirador. Así es el taller de Luciana Mazzucchelli o @lupimazz en el bajo de San Isidro y hasta acá vinimos a entrevistarla. Nuestra emprendedora del mes y estrella de Instagram pasa sus horas entre pinceles y acuarelas, bastidores y pipetas con brillantina, mientras deja que la luz de sus ventanales revista los estantes llenos de papeles y pomos de pintura.

Asegura que ningún día es igual. Todos tienen su magia y el encanto de vivir de lo que le apasiona. “El horario de luz es mi horario de trabajo”, cuenta esta artista que busca innovar y formarse permanentemente para estar siempre a la vanguardia. Gracias a sus creaciones, con una estética muy bien cuidada y un excelente uso de luces y sombras, conquistó casi 80 mil corazones en su cuenta.

En acción

Mientras filmamos y sacamos fotos, Lupi obedece sin chistar a nuestros pedidos de posturas, miradas, pausas y silencios entre toma y toma. ¡Es que queremos exprimir el mejor material! Nos muestra sus pinturas y herramientas de trabajo, todo es fascinante, hasta el vaso donde enjuaga el pincel para cambiar de color está pensado y tiene diseño. De detalles que enamoran está hecho todo su estudio.

La charla empieza rememorando sus comienzos, cuando Instagram daba los primeros pasos como red social y solo algunos pocos aventuraban su crecimiento. Ahí estaba ella. Y ya desde el principio, tuvo en claro una regla importantísima: mostrar siempre su obra. Aunque no esté tan convencida, aunque le de vergüenza, aunque eso signifique exponerse a la crítica. Nunca se sabe quién está viendo del otro lado. 

Puso primera y las propuestas empezaron a llegar desde distintas marcas. Dedicó unos buenos años a generar contenido con su arte, y sus acuarelas se estamparon en diferentes diseños: una etiqueta de un vino, de un perfume o de un local de zapatos. Sus fotos también se grabaron en la editorial de una revista y dieron visibilidad a productos como cremas, hoteles o indumentaria. Hoy, quiere dejar huella desde otro lugar, y su sueño es poder dedicarse 100% al arte para pintar, pintar y pintar. 

Inspiración que se alimenta

Cambiar y reinventarse es una forma de no morir, pero para eso necesitamos ayudar a la inspiración y fogonearla continuamente. Una buena forma es estar siempre con los ojos bien abiertos, intentar captar aquello de la vida cotidiana que para la mayoría pasa desapercibido y meditar sobre qué nos hace felices. Ahí estará nuestro reservorio de creatividad. Lupi suele encontrar en la naturaleza un anclaje perfecto para su obra. Sus formas, las luces y las sombras, los colores. 

Seguir artistas de todas partes del mundo es otra forma de mantenerse en sintonía. También cada vez que se va de viaje está en alerta. Todo puede ser inspirador en el proceso creativo, y por eso anota en el teléfono aquello que va llamando su atención, o si le gana el arrebato, saca su cuaderno y garabateo esos destellos de donde surgirán nuevos proyectos. 

Salir de la zona de confort y animarse a otras técnicas y a otros estilos fue la propuesta para innovar. Lupi sabe que cuando uno es auténtico no hay porqué temer al cambio y, aunque el vértigo sea inevitable, confía en que sus proyectos ya tendrán la oportunidad de brillar. 

Por años, Lupi recibió mensajes para que comparta sus conocimientos en cursos o talleres, pero por alguna razón no se animaba. Un día, el pedido vino de Sturbucks y fue la primera vez que se animó a pararse frente a un auditorio y enseñar sus técnicas. Nervios, muchos nervios. Pero el resultado fue espectacular: no se esperaba que el público disfrutaría tanto de la acuarela, sus trucos y sus mañas. «Apa, tengo pasta para dar clases», recuerda Lupi que pensó en aquel momento. Desde ese momento, no paró.

Hace poco, dictó uno en la terraza de su estudio junto a @greenlosophy, una apasionada de las flores y los ramos, consiguiendo ofrecer workshops temáticos. En una mesa desplegaron flores de todo tipo, hojas y tijeras, para armar los ramos más lindos. Después, el desafío fue pintarlos con acuarelas en el taller, ¡divertidísimo! 

«Conocí gente increíble dando workshops. Me encanta poder tener una relación más humana y directa con la gente que me sigue por mi arte», termina.

Contacto

Instagram: @lupimazz

Shop online: @bylupi 

lupimazz@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *