El futuro del hombre depende del hombre

Después de dos ediciones In Focus celebradas este año en el Malba, Sustainable Brands abre sus puertas en La Rural para recibir a la mayor comunidad de aprendizaje e inspiración sobre sustentabilidad a nivel mundial. Acá, los grandes temas de la jornada. 

Texto: María Ducós – Fotos: Cortesía Sustainable Brands

Sustainable Brands cumplió diez años en el mundo, y hace ya cuatro que desembarcó en la Argentina. Con desafíos que el tiempo va renovando y afianzando, durante este año el eje fue la consolidación de una nueva convivencia como única vía posible para la sustentabilidad de la especie humana y de la vida en la Tierra.

Con expositores de todos los rincones del mundo, entre los que se destacaron académicos, empresarios, ONG y agentes de la sociedad civil, una vez más se buscó pasar de una mirada egoísta sobre los recursos del planeta, hacia una conciencia donde el otro está en primer plano y su supervivencia depende del comportamiento de cada uno.

La apertura del evento, a cargo de KoAnn Vikoren Skrzyniarz, fundadora y CEO de Sustainable Life Media y Sustainable Brands, se centró en el imperativo de llevar la agenda social y ambiental a una agenda mundial. En esta conversación integradora y global, dejó en claro que ya no es una opción ser sustentable, es un imperativo. Las marcas deben convencerse de que este paradigma es el más exitoso que existe y en el que ganamos todos.

Banca Ética, un imposible real

Joan Antoni Melé es fundador de Banca Ética, un modelo en el que el ser humano está por encima de los beneficios económicos individuales. Para este economista, la dignidad humana es el principal activo para avalar o boicotear cualquier inversión en una empresa.

Su banca tiene a la transparencia como estandarte. Sus clientes saben en qué tipo de empresas se invierte su plata: aquellas que aportan valor a la cultura, al medioambiente y que no discriminan ni explotan a sus empleados. “Hay que dejar algo muy en claro: los bancos no tienen dinero, gestionan el dinero de sus clientes. ¿Cómo no rendir cuentas sobre qué se hace con el dinero que nos confían?”. La ética como valor primordial es lo que mueve su negocio.

Big data para la sustentabilidad

Sonia Jalfin de Sociopúblico, un estudio de comunicación con foco en temas públicos, empezó su exposición contundentemente: somos máquinas que generan información, dejando una huella en todo lo que hacemos, desde que nos despertamos hasta que caemos rendidos en la cama. Nuestra rutina es un surco de datos.

El big data está formado por los grandes volúmenes de información que manejamos a diario. Aprovechando la nueva apertura de los gobiernos, tenemos el enorme potencial de usar esos datos para entender las problemáticas de las sociedades y generar soluciones. Parte del debate es gestionar esta información para que individuos y organizaciones sean capaces de producir cambios sociales, económicos y ambientales con impacto positivo.

El futuro es urbano

Las ciudades están creciendo a un ritmo acelerado y, desde 2010 y por primera vez en la historia, la humanidad es más urbana que rural. Este nuevo paradigma impacta con fuerza en el futuro de la organización social, política y económica, replanteando sus retos.

En este sentido, las sociedades deberán planificar sus ciudades según cuatro ejes: equidad, resiliencia, smart cities y gobernanza metropolitana.

Con esta matriz como guía, se abordarán las temáticas centrales que aquejan a la población: villas, cambio climático y desastres naturales, seguridad ciudadana, economía colaborativa, compromiso participativo. Gabriel Lanfranchi de Cippec, un centro de implementación de políticas públicas para la equidad, está convencido de que es la tecnología la que encontrará las respuestas a tantos interrogantes.

Repensar la educación

Si todo se basa en competencias, ¿cómo el alumno aprende a colaborar? Eva Maija Vuollo, educadora de Finlandia y miembro de la fundación chilena Educación 2020, cree que existe una enorme contradicción entre el aula actual y el mundo contemporáneo, donde el alumno deja de ser el actor principal.

Desde Finlandia y en continua expansión, el método ABP (Aprendizaje basado en problemas) pretende educar en conocimientos, habilidades y actitudes a través de situaciones de la vida real. El uso de problemas en la gestión del aprendizaje, aborda el razonamiento que usará el niño en su vida adulta, preparándolo como futuro profesional.

Redefiniendo las bases

Rediseñar, co-crear, estar abierto a ese cambio que implica un salto como humanidad requiere atención, creatividad y trabajo colaborativo. Volvimos a nuestras casas con la firme convicción de que la única solución a todos los problemas del hombre es el mismo hombre. Es verdad que ha abusado de la Tierra, llegando a límites insospechables que amenazan seriamente su futuro, pero también es verdad que es el único capaz de revertir esta tendencia. El desafío está planteado. Ojalá estemos a la altura.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *