La planta del mes : Liquidámbar

Texto: María Laura Vidal Bazterrica  – @itasflowers–  Fotos:@rochilanu

Llegó el tan esperado otoño, y con él, los colores más energéticos del año: amarillo, naranja, rojo, bordó, cobre y óxido.

Los primeros árboles otoñales que logramos disfrutar son, en marzo, los Fresnos y Tilos, cuyas hojas se vuelven amarillas en esta estación. En mayo, el protagonista es el Liquidambar Styraciflua, que nos deslumbra con sus hojas rojas, anaranjadas y amarillas. ¿Quién no muere por este árbol?

Los términos más utilizados para hacer referencia al Liquidámbar son: Nogal Satinado, Sicomoro, Satin Walnut y Sweet Gum. Pero su nombre genérico proviene del latín:  “Liquidus” significa “líquido”, y “ambar” quiere decir “resina perfumada”, como la que exudan estos árboles.

Es una especie originaria de Estados Unidos, que integra los bosques más importantes de la zona atlántica.

Características

  • Tiene hojas simples, alternadas, con forma de palma grande.

  • Es un árbol caduco. Pierde sus hojas en otoño luego de haber tomado estas un color “fuego” cuya intensidad depende directamente de la cantidad de horas de sol que recibe por día. Cuanto más sol capta a diario, más rojo se verá su follaje. Si recibe poca luz, sus hojas se pintarán más bien de amarillo.
  • Mide entre 8m y 15m, como mínimo; a veces alcanza los 20m de altura.

  • Sus flores están agrupadas en cabezuelas unisexuales. Las masculinas se reúnen en racimos terminales, sin pétalos, y las femeninas en cabezuelas con largos pedúnculos solitarios. El Liquidámbar florece en primavera.
  • ¿Qué hay de los frutos? Estos son ideales para llevar a la compotera en esta época. Son cápsulas que guardan semillas de un tamaño mínimo.
  • Su tronco es recto. En los ejemplares jóvenes es color gris claro, pero con el tiempo se va tornando más oscuro. De la corteza se extrae una resina aceitosa que se emplea en preparaciones farmacéuticas y como fijador en la composición de perfumes.
  • Tiene forma piramidal y simétrica, ¡casi perfecta! Decimos que es un árbol de “tronco vestido” ya que sus ramas nacen desde arriba hasta abajo. Actualmente en los viveros se puede conseguir la variedad “de copa”, que se caracteriza por tener un tronco más bien pelado y una forma globosa adquirida en la poda de formación.


Sus necesidades:

  • Requiere sol y suelo húmedo rico en Fósforo, Potasio y compost con perlita.
  • Su crecimiento durante los tres primeros años es lento. Es necesario colocarle tutores durante ese período y cuidarlo de posibles ataques de hormigas.

¿Dónde ubicarlo?

Si disponemos de espacio, es ideal plantarlo junto a especies perennes de hojas verdes como la Casuarina y el Ginkgo Biloba, para generar contraste. De lo contrario es ideal trabajar con el Liquidámbar “de copa”, ya que al no tener fustes con ramas, su presencia no será una molestia en un espacio reducido.

Importante: Si deseamos plantarlo cerca de lo de nuestros vecinos, debemos respetar una distancia mínima de tres metros con respecto al límite del terreno.

Tip: Se puede plantar en una maceta grande por unos años. Luego será necesario trasplantarlo a suelo directo.

Si estás pensando en plantar un árbol… ¡El Liquidámbar es una excelente opción! Es uno de los más decorativos. Infaltable en nuestros espacios verdes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *