El ABC de la poda

La poda es una técnica necesaria que aplicamos a todas las especies vegetales, arbustos y árboles para mejorar su aspecto y producción. Es importante tener en cuenta que no todas las especies se podan en el mismo momento del año. Cómo, para qué y porqué podamos es lo que veremos en esta nota. 

Llegó la estación más fría del año y salimos desesperados con nuestras tijeras a podar todo aquello que se cruce en nuestro camino. Pues no es así: a cada santo una vela, decía mi abuela. Y yo siempre digo: a cada planta le llegó su hora

El objetivo de la poda es:

  • de limpieza: eliminar deformaciones en ramas que impidan al árbol o arbusto crecer de manera armónica como chupones, partes secas, ramas enfermas y muertas, ramas mal orientadas o que se superponen, rebrote inadecuado de raíz, tronco o ramas. Ejemplo: los rebrotes desde el tronco del Laurel comestible o ligustro; 
  • de formación: le damos a un árbol una forma determinada, para diseño o producción. Por ejemplo, cuando plantamos una árbol nuevo recién llegado del vivero, solemos darle una poda para lograr la forma estética en los dos primeros años;
  • de fructificación: con los frutales buscamos que generen mayor producción. Primero buscaremos darle estructura los 2 o 3 primeros años. Una vez formados, buscamos cantidad de frutos. Ejemplo: Limonero, Durazno;
  • de mantenimiento: la realizamos cuando el árbol ya está  grande y formado para lograr sanidad, forma y armonía visual. Podemos hacer esta poda durante todo el año;
  • de rejuvenecimiento: se busca eliminar toda parte envejecida de un árbol o arbusto como el rosal para prolongar su vida y su floración;
  • de despunte: el objetivo es darle forma y fuerza a la brotacion basal. Ejemplo: Arbustos de floración primavera verano. 

¿Por dónde podamos?

Es la pregunta más frecuente. Si las hojas son opuestas, el caso de la Hortensia, la poda será recta, a 1 cm de sus yemas. Si las hojas están en la rama en forma alternada, como el rosal, será en bisel o en chanfle, apuntando siempre la tijera hacia el cielo. 

Para determinar cuál es la mejor época de poda es importante conocer las necesidades del árbol, arbusto o de la trepadora, como así su lugar geográfico, el  clima, el suelo y, sobre todo, las heladas. 

Algunos tips:

  • No debe podarse en pleno invierno, cuando la temperatura constante sea inferior a 0°C.  
  • En especies delicadas, como el ciruelo, el durazno, el damasco, es recomendable podar en invierno tardío para darle tiempo a que cicatricen durante la primavera.
  • Las plantas que cicatrizan muy lentamente conviene podarlas a fines del verano, como la Largestroemias.
  • En pleno invierno es recomendable la poda de especies resistentes de madera dura, como Verberis, Pitospotu nana. 
  • Las herbáceas, cuando comienza la primavera. Por ejemplo, Salvias. 
  • Para las gramíneas es mejor dejar pasar los fríos para proteger sus yemas basales y podarlas en primavera.
  • Los cercos, como Buxus, otoño y primavera es la mejor época para darle forma o evitar que crezcan en alto. 
  • Los arbustos y trepadoras se podan una vez que hayan finalizado sus flores o frutos como Jazmín del cabo y Cottoneaster. 

La poda es un arte que cada día nos interesa más, atrae nuestra curiosidad. Por esa razón, es muy importante informarnos con profesionales en la materia antes de echar tijera.

 

María Laura Vidal Bazterrica – Paisajista – @itasflowers
Contacto: 15-4991-6073 – marialauravidal@hotmail.com

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *