Descubrir el don

Crear es una necesidad irremplazable para todo artista. De esto se nutre su felicidad. En esto se juega la vida. Búsquedas, renuncias, introspección y una gran pasión forman parte del camino que se recorre para dar con ese llamado genuino.

Texto: María Ducós – Fotos: Tefi Conen

Técnica y estilo propios
María Eugenia Casal es MEC, artista plástica. Y mucho antes de ganar un par de premios, exponer en varias galerías importantes de Buenos Aires y ser llamada para compartir sus muestras en Estados Unidos, Inglaterra y Brasil, estudió Bellas Artes en el Instituto Santa Ana de Belgrano. Durante su etapa universitaria, la técnica la había encasillado mucho, pero a través de cursos y talleres, pudo empaparse de las tantísimas expresiones artísticas, ablandar la mano y dejar volar el pincel. Adentrarse en la veta abstracta y dejar atrás el hiperrealismo académico al que estaba acostumbrada fue un paso que le permitió conocerse aún más a través de la pintura, de los colores y de las nuevas formas, logrando una transformación auténtica. Siempre acrílico y collage sobre bastidores, su estilo, sobrio y de pocos colores, encuentra constantemente nuevos caminos para innovar. Este año busca repetir su participación en BADA, la feria de arte en La Rural donde se convoca a doscientos cincuenta artistas visuales para exponer sus obras.

Instagram: @mecartistaplastica

BUG  STUDIO, lugar de inspiración
Vicky Cornejo tiene veinticinco años y al volver el año pasado de su Luna de Miel, consideró que la situación no daba para más. Trabajaba nueve horas en un estudio de diseño haciendo packaging y branding, y recién después de llegar a su casa, cocinar y limpiar, podía dedicarse a sus otros clientes, ésos que ella misma se ganó a través de Instagram. Decidió renunciar, ir detrás de su marca propia creando BUG Studio, y cumplir el sueño de decorar su casa, sede del estudio, que es un verdadero tributo al diseño. Hoy, trabaja medio día en una reconocida marca de indumentaria para que el cambio no sea tan abrupto, pero, mientras tanto, su cuenta de Instagram vuela, atrayendo cada vez más clientes gracias a su estilo cuidado y armonioso.

Instagram: @bugstudio

Vasijas de oro blanco
Carina y Paula son hermanas, una arquitecta y la otra diseñadora. Su abuelo siempre las llamó, indistinta pero cariñosamente, Feelomena a cualquiera de las dos, sin importar cuál era cuál. Hoy, su emprendimiento de productos pintados en porcelana blanca se llama Forever Feelomena en su honor. El trabajo en conjunto se remonta a un buen tiempo atrás, cuando abrieron su propio estudio de Arquitectura y Diseño. Hace dos años, y con ganas de innovar, lanzaron un emprendimiento de productos de porcelana blanca pintados a mano alzada con un estilo muy marcado. La adrenalina confluye en las etapas de diseño y creación de las piezas, que se dan en simultáneo y permiten una amplia creatividad al dejar volar la imaginación entre las pinceladas. Si algún trazo o color no las termina de convencer, se borran fácilmente con alcohol y se empieza de nuevo. Con horno propio, luego de una gran inversión, los frutos se ven en cuestión de horneadas.

Instagram: @foreverfilomena


Naturaleza por el arte popular
Mucho fluor, estilo kitsch y acento tropical es lo que caracteriza al impresionante repertorio artístico de Consuelo Vidal. Su impronta vio la luz después de haber pasado por el taller de Diana Aisenberg, famosa docente de artistas. Haberse criado en Tigre y en el campo colaboró para que hoy Consuelo sea asociada con el arte popular, barrial y religioso. Es una agradecida de la vida por poder hacer lo que ama, pero afirma también que el arte tiene su cuota de sufrimiento. Ella lo experimenta cada vez que debe mostrar su obra, que es lo mismo que exponer su alma. Pero sabe que este proceso se debe pasar; es consciente de que la obra no termina de completarse sin la mirada del espectador. Además, junto con su hermana, tiene una marca de muebles llamada Las Vidalas, y gracias a un viaje a México que disparó su imaginación, ahora están haciendo unos retablos de madera muy originales con muchos colores, iconografía religiosa y un poco de arte tropical.

Instagram: @consuelovidalsoy

Creatividad dibujada
Lu Paul es casi un monosílabo, y así la llaman, por el nombre y el apellido, seguido, sin pausas, aludiendo a la corta longitud de su denominación. Esta sensible diseñadora gráfica es también ilustradora y una apasionada de su trabajo. Hace poco renunció a Wanama, donde había trabajado durante tres temporadas haciendo estampas para sus prendas, e inició el soñado camino hacia la independencia. Hoy es freelance y descubrió un mundo nuevo al ser dueña de su tiempo, buscar sus propios clientes -¡entre ellos, Revista Tigris!- y trabajar con diversos materiales en un universo inmenso para crear. Su campo de acción es muy amplio: cerámica, porcelana, grabado, murales. En la mayoría de sus dibujos hay un lápiz escondido, que denota el fanatismo por su profesión, y mucha naturaleza, en alusión a su infancia transcurrida en Entre Ríos. Además, y como si fuera poco, gracias a su vocación de muralista, está ayudando a una ONG a infundir color a su causa social, y esto le da enorme placer.

Instagram: @lu.paul

/ SOFFICE PASTELERÍA / 

Su vajilla delicada y romántica se lució mientras se servían unos imperdibles scons dulces, un riquísimo budín de naranja, unas cookies muy románticas y alfajorcitos rellenos de dulce de leche.

Más información: 

Martín y Omar 242, San Isidro // 4747-1576
info@welovesoffice.com
Horario: de lunes a sábados, de 10 a 20 hs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *