CRUMBLE DE ARÁNDANOS Y CARDAMOMO

Receta: Jose Gortari  (@bam_cuisine) – Fotos: @rochilanu

INGREDIENTES

  • 1 ½ taza de harina 0000
  • 2 cdas de te de polvo de hornear
  • 1/4 cda de cardamomo molido
  • ¾ taza de azúcar integral
  • ½ taza de manteca derretida
  • 2/3 taza de leche entera
  • 2 huevos
  • 2 cda de té de extracto de vainilla
  • ralladura de 1 limón
  • 250 gr de arándanos

PARA EL CRUMBLE

  • ½ taza de harina 0000
  • ¼ taza de azúcar integral
  • ½ cda de té de canela molida
  • 50 gr de manteca a temperatura ambiente

 

PROCEDIMIENTO

  1. Precalentar el horno a 160C y forrar un molde con papel manteca.
  2. En un bol, juntar los arándanos con la ralladura de limón, removerlos de manera suave para que no se rompan, pero lo suficiente como para que se amalgamen.
  3. En otro bol mezclar la harina, polvo de hornear, cardamomo y azúcar. Añadir la manteca, leche, huevos y el extracto de vainilla. Mezclar hasta que todos los ingredientes se hayan combinado. Colocar la preparación en el molde y por encima los arándanos alimonados, distribuyéndolos de manera pareja para que cubran bien toda la superficie.
  4. Para el crumble, colocar en un bol la harina, el azúcar y la canela y mezclar con los dedos. Añadir la manteca y formar el crumble con la punta de los dedos. Primero uno siente cómo la mezcla empieza a humedecerse y luego aparecen los “grumos”.  Esparcir el crumble sobre la fruta y llevar al horno por unos 40 minutos, hasta que la superficie se vea dorada y al insertar un palito de brochette, este salga casi limpio. (Decimos “casi” porque va a salir con el color y la humedad del jugo del arándano).
  5. Dejar enfriar apenas para servir caliente o a temperatura ambiente con helado, con crema o solo acompañado de una deliciosa infusión. Tambien puede servirse espolvoreada con azúcar impalpable, todo es bienvenido.

Al prepararla, uno disfruta del paso a paso y de los aromas que se van desprendiendo: en la base, se asoma el cardamomo. En el relleno de frutas, la acidez del arándano y el cítrico de la ralladura se potencian entre si. Y por último, el sutil dejo de canela del crumble nos invade con un eterno abrazo que se prolongará en cada bocado.

Contacto
IG@bam_cuisine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *